Desde el puente de los sueños: ¿Cuál es mi precio?

Ayudanos

– ¿Hola, ¿cómo estás?

-Bien, pero ayer me hizo pensar mucho y pude entender cómo se sintió Jesús en su Pasión.

– ¿Por qué?

-Porque a mí también me vendieron. A Jesús lo vendieron por 30 monedas. Yo valgo menos, a mi me vendieron por venganza.

– ¿Y te duele?

-Mucho, porque a quien me vendió lo consideraba mi amigo. Sigue leyendo

Anuncios

Desde el puente de los sueños: la gran mentira

IMG_0331

La lista de los derechos humanos universales está recogida en los treinta artículos que ratificó la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (Resolución 217 A (III) del 10 de diciembre de 1948), en París, tras la Segunda Guerra Mundial, y que dio vida a uno de los documentos más importantes de la historia de la humanidad: la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Hoy, en El Paso, Texas, no siento que esa Declaración de Derechos sea una gran conquista de la humanidad, sino su gran mentira. Sigue leyendo

“He decidido comenzar a vivir”

Detenido Processing

Hay historias que cuando las oyes sientes como si te taladrasen el alma. En el Processing Deportation Center, esas historias son el pan nuestro de cada día y uno solo puede escucharlas. Ellos me dicen que es suficiente, pero a mi se me hace poco.

¿Cómo está, Padrecito? Bien, ¿y tú?

Juan, rompe a llorar.

No se ni por qué vine a charlar contigo, supongo que necesitaba contar mi vida para liberarme de alguna forma de mis demonios. Me ha llamado mi suegra y me envió el recorte de un periódico de Ciudad Juárez. Asesinaron a mi mujer y a cuatro personas más acribillándolas en una pared. Es normal que termine así. Los dos nos enganchamos a la cocaína. Y por conseguir la droga se mata y se muere, padrecito.

No se qué decir, no me salen las palabras. Sigue leyendo

El muro fronterizo

image_58

Cuentan los mayores que en este lugar, la calle Alameda, invadida hoy por un sin numero de dealers (negociantes) de coches de segunda, había árboles. Y que los chavales jugaban al futbol en la puritita línea fronteriza paseando el balón de país a país con naturalidad. Y que al finalizar el partido volvían sudorosos a casa a comer su merienda: burritos de frijoles con queso los mejicanos y una hamburguesa los de USA.

Si por algo se distinguió siempre El Paso es por la naturalidad con la que americanos y mejicanos convivían en esta franja fronteriza.

Hoy se nos dice que es necesario declarar el estado de emergencia nacional en la frontera, e invertir millones de dólares para salvaguardar la seguridad nacional construyendo un muro. Un muro que, según el expresidente de México Vicente Fox, se podría saltar con una escalera de 200 dólares comprada en Home Depot.

En fin, cada uno va a lo suyo.

El presidente Trump nos regaló una visita a El Paso, Texas, para convencernos de la necesidad que tenemos del bendito muro, nombrándose el paladín defensor contra el crimen organizado y los carteles de la droga. Hace poquitos días, el 11 de febrero, circular por el centro era casi una misión imposible porque en El Paso County Coliseum de la East Paisano Drive se arremolinaban sus seguidores animándole a seguir con su política migratoria en la que parece que ser inmigrante es lo mismo que ser criminal.

No lejos, Robert Francis (Beto) O’Rourke, de 46 años, ex congresista demócrata nacido y criado en El Paso, al que recientemente han otorgado el premio 2018 al pacense más influyente, proclamaba a sus seguidores que no necesitaban otro muro. Decía, “los muros no salvan vidas, como afirma el presidente, las aniquilan”. Y añadía, “Supuestamente nosotros deberíamos dar la bienvenida a la gente que está intentando escapar del peligro, y recibirlos en un país en el que tengan la oportunidad de vivir una vida libre y feliz”.

Mientras tanto, mi obispo Mark J. Seitz, junto con los líderes de Justicia Social y de otras denominaciones religiosas, nos convoca a una tarde de oración y solidaridad con los inmigrantes, en la Barda Fronteriza de Anapra, en New México, el martes 26 de febrero. Y nos anima a “la gente de Dios” a que seamos audaces.

Y audaz, según el diccionario, es la persona que es capaz de emprender acciones poco comunes sin temer las dificultades o el riesgo que implican. Creo recordar que también se les llamaba en otros tiempos, profetas.

Siempre he creído que el miedo es el asesino del corazón humano y que nada ni nadie nos puede obligar a vivir con miedo. Y que no hay nada mejor que podamos hacer que ponernos de parte del hermano que sufre a tu lado sin mirar su pasaporte, o el color de su piel.

Construir-puentes-no-muros

Desde el puente de los sueños: Saint Anthony, New Mexico

Esclavitud

Hace tiempo que quería ver con mis propios ojos el gran trabajo que mis compañeros Agustinos Recoletos José Félix, Ricardo, Juan y Jesús, hacen con los migrantes en la Parroquia de San Anthony, en New México.

Puntual, como cada lunes, llegó el autobús con 50 migrantes, de Guatemala en su mayoría. Ilusiona el ver con qué cariño se les acoge y se les atiende. Vienen poquito asustados por lo desconocido, pero enseguida responden a la sonrisa con confianza. Y los niños ponen ese grado de ternura que hace que te sientas bien ayudándolos. Sigue leyendo