Desde el puente de los sueños: Nunca os canseis de esperar

BC0BD37B-916F-4A00-A887-B66E04EDB5D4_w1023_s

Al entrar al comedor donde celebro la Eucaristía, alguien me pone un papel en la mano pidiéndome que lo lea. Dice así:

“Quisiera quitarles 5 minutos de su tiempo para despedirme de todas ustedes por medio de esta nota, que entrego a mi amiga para que el Padre José Luis la lea en Misa. Sigue leyendo

Desde el puente de los sueños: “…Y los sueños, sueños son”

Alejandro Sanz

Me ha costado aterrizar mentalmente en mi día a día en la frontera. Poquito a poco voy tomando el pulso a los sobresaltos diarios y me doy cuenta de que el tema migratorio sigue siendo “el pan nuestro de cada día”.

Pedro Calderón de la Barca, en su obra La vida es sueño (1635), nos recuerda que la vida, toda la vida, no deja de ser una ilusión, un sueño, una quimera, y que los sueños, sueños son. Sigue leyendo

Desde el puente de los sueños: vacaciones

20190801_185337

Pues al final, y cuando ya había aceptado la idea de no volar a España, fue que sí. Dios puso un ángel en mi camino que se encargó de conseguir mi permiso para viajar. Volé el 5 de agosto, a tiempo de celebrar mi cumpleaños en Viana (Navarra) con mi familia y amigos, aquellos que nunca me dejaron solo en mi aventura en Sierra Leona, y que donaron su tiempo y su dinero para hacer más humana la vida de mi gente. Sigue leyendo

Desde el puente de los sueños: Cuando la vida duele

Sirviendo a migrantes

Hoy debiera de estar en España disfrutando de unos días de vacaciones con mi familia, pero, como dicen, si quieres hacer reír a Dios, haz planes. Y yo los hice comprando un billete de avión con suficiente antelación para que saliese lo más barato posible.

Al estar inmenso en el proceso de conseguir la Residencia Permanente en Estados Unidos, no puedo salir del País sin un permiso especial que me permita reingresar sin afectar mi status migratorio. Pues bien, cosas de la vida, el permiso lo mandaron en un día que nadie estaba en casa, el papelito amarillo que te invita a que lo recojas en correos voló y yo me quedé, como dicen en México, como novia de rancho: vestida y alborotada. Está resultando un Viacrucis el conseguir que lo reenvíen, así que no me quedó más remedio que cancelar mi vuelo de forma indefinida. Eso significa que me toca ausentarme de celebraciones familiares y de amigos en las que ansiaba participar. Y la verdad es que ya necesitaba poner un poquito de distancia y descansar del estrés que produce la situación que vivimos en este tiempo en la frontera. Además, tengo hambre de familia. Sigue leyendo

Desde el puente de los sueños: Sucedió en Julio

che

Tenía 24 años cuando llegué a Ciudad Madera, en la Sierra de Chihuahua, México. No había barda (pared) donde no pudieses leerse la frase del célebre político mexicano Benito Juárez: “el respeto al derecho ajeno es la paz”. Desde entonces, la suelo citar con frecuencia. Esto viene a cuento porque en Facebook, donce parece valer todo, ví una fotografia de un niño negro esquelético, junto a la de un Cardenal, revestido con todos sus capisallos y con sobrepeso, con la leyenda tan cacareada de que “más le valiese a la Iglesia pensar en los pobres y repartir sus tesoros”. Y, como los comentarios son gratis, pues no faltó quien añadio en uno de ellos que “esa era la razón precisamente de su ateismo, y de que no paguese los diezmos a quien los usa para su beneficio”. Cuando algo tiene un precio muy alto solemos decir coloquialmente que “cuesta un riñon”. Pues bien, como el derecho de expresión acoge a todos, también a mí, he creido conveniente el compartir con vosotros un artículo publicado en Alfa y Omega por mi amiga Cristina Sanchez, porque además el protagonista es mi obispo Marck Seitz. No tiene desperdicio.   Sigue leyendo