Bondo: Sociedad secreta de mujeres para la mutilación genital femenina

Bondo Kassassie 17Una de las barbaridades con las que me toca lidiar con demasiada frecuencia es la mutilación genital femenina. Hemos formado con la ayuda de la Comunidad de Madrid, una organización multiconfesional, reconocida y registrada por el gobierno: YGAD. Recorremos aldeas intentando sensibilizar a los adultos y abrirles los ojos. Pero volcamos especialmente nuestras fuerzas en las escuelas, en los estudiantes de 6º año de Primaria. La verdad es que me han amenazado y dicho de todo, en vivo y en directo, y también a través de un programa de radio… Me dicen que no respeto su cultura, que soy blanco y no puedo entender… Y yo insisto en lo que me tocó explicar tantas veces en clase a mis alumnos. Les digo que eso no es cultura, que es una tradición. Y que todos los pueblos tienen sus propias tradiciones, pero que dependiendo de cómo sean las tradiciones, el nivel cultural de ese pueblo será alto o bajo. Además la ley de Sierra Leona prohibe la mutilación de niñas menores de 18 años y de mayores sin consentimiento. Pero es tanta la ignorancia, que los Chiefs han convertido el rito en un negocio y luchan para que no se acabe su particular gallina de los huevos de oro. Y son los gobernantes que han firmado la ley, los que proveen de mampa (vino de palmera) con el que se emborracharán en la ceremonía. Os dejo unos pequeños apuntes.

Bondo Kassasie 19Cuando los padres deciden “iniciar” a su hija, deben comenzar una peregrinación explicando sus planes primero al Jefe del poblado, después al Jefe de Sección (jefe de varios poblados), y, por último, al Paramount Chief (el jefe de toda el área Biriwa Limba). A cada uno de ellos deben ofrecerle un poco de dinero, kolanuts, aceite de palma… Pero el mejor regalo deben reservarlo para conseguir el visto bueno del Paramount Chief. Así que es mejor ir a visitarlo con un cabrito, arroz, gallo, dinero, aceite… Como veis, casi los mismos gastos que para una Primera Comunión en nuestra tierra.

Cuando el Paramount Chief ha dado su consentimiento, los padres deciden la fecha más conveniente para la ceremonia de iniciación con el jefe de la aldea. Para eso suelen consultar a los “adivinos”, que se llevan su tajada de arroz, aceite, etc, etc. También deben preparar los padres suficiente arroz, aceite, pescado, carne, aves, mampa y kolanuts, para el tiempo que dure la iniciación. Y proveer a su hija de brazaletes, pendientes, adornos, colorete…, y un vestido blanco para el final de la ceremonia.

Se invoca a los espíritus y a los antepasados ofreciéndoles libaciones de mampa y la sangre de un ave con la que rocían los utensilios de la ceremonia.

Las muchachas iniciadas el año anterior, Banaditokon en limba, deben limpiar un lugar en el bosque donde los jóvenes de la aldea construirán el refugio para la ceremonia Bondo.

Cuando terminan de construir la cabaña, es el día en que celebran la primera danza ceremonial, Kuyiloko. Todas las muchachas que van a ser iniciadas danzan en un lugar especial del bosque secreto durante toda la noche, esperando ser llamadas una por una al amanecer para la ablación del clítoris. La tarde de ese mismo día es mutilada una de las muchachas para que los espíritus habiten y bendigan el lugar, porque, según dicen, los espíritus habitan en la sangre. Esta primera muchacha será la líder del grupo, Ruko (en limba, primera iniciada). Le dicen que han sido los antepasados de la comunidad y los espíritus los que la eligieron para ello.

 La Digba (mujer encargada de las mutilaciones) prepara hierbas para reducir el dolor y el sangrado de las que serán “iniciadas”. Desnudan completamente a las muchachas, les vendan los ojos, las acuestan boca arriba sobre unas hojas, y con un cuchillo especial preparado por un herrero del poblado, les arrancan el clítoris. Como la operación es muy dolorosa y algunas lloran, la escisión es acompañada de cantos y tambores que ahogan los llantos.

 Una vez removido el clítoris les lavan la herida y la cubren con hierbas y ceniza. Después, las llevan a un lugar especial de descanso, o Kuyarama (Bosque Sagrado). Cada día el Sinkabondo, “especie” de doctor nativo al servicio de la Sociedad Bondo, les lava la herida para acelerar la recuperación. Normalmente la herida tarda en sanar de dos a tres semanas.Bondo Kassassie 18

 El clítoris arrancado se divide en dos partes. Con una mitad se prepara el Yombo, la comida que se les da a las iniciadas antes de regresar a la aldea. La otra mitad se siembra junto a una semilla. Creen que la futura fertilidad de la muchacha depende de cómo la semilla se desarrolla.

 Algo curioso es que durante la ceremonia examinan si las muchachas son vírgenes o no. Incluso piensan que las vírgenes se curan antes. A las que no son vírgenes se les pregunta el nombre del muchacho que las desfloró, y este debe pagar una multa bastante considerable. Por ese motivo los chavales del lugar se cuidan muy mucho de “irse al huerto” con una no iniciada.

 Cuando las heridas están curadas se decide el día del Kulathigbada, o segunda danza.

Las nuevas Bonkani (antes de la mutilación genital se les llama Bagborikani) son recibidas en la aldea por parientes y amigos con una gran fiesta.

 Después de la fiesta, las muchachas se lavan en una poza en la ceremonia del Kuyeli, o primera purificación. De allí, vuelven durante tres días al bosque secreto de la Sociedad Bondo para ser instruidas y entrenadas en su nuevo rol de mujer adulta. Un rol que estoy seguro que os encantaría a más de una, especialmente a mi sobrina Laura (me imagino su cara leyendo esto). Creo que ya os había comentado antes algo acerca del papel de la mujer por estos lugares, pero no está de más el recordarlo: hacer una genuflexión al marido, mayores y autoridades cuando se dirigen a ellos en público como signo de respeto, genuflexión al dar la comida a sus maridos, inclinación de cabeza si pasan delante de ancianos reunidos, cuando aplaudir en público, no hablar en las reuniones, no beber mampa en compañía de los hombres…

 De regreso a la aldea, la Digba las entrega al jefe de la comunidad, y éste a su vez a sus padres. Es en el momento de la purificación final o Kugnutu, cuando las muchachas reciben regalos y presentes de los habitantes de las aldeas.

 A partir de ese momento tienen el derecho de participar en todas las actividades de adultos, de contraer matrimonio, y de ser enterradas en el momento de su muerte por la Sociedad Bondo. Ya me tocó vivir uno de esos funerales en vivo y a todo color cuando, con Casimiro, visité la aldea de Kamanameh. Todavía me suenan en la cabeza los tambores y las danzas.

 Dicen los entendidos que la mutilación genital femenina causa dolor estomacal crónico, problemas de procreación, y un dolor más intenso en el momento del parto. No obstante cada vez son “iniciadas” las muchachas a más temprana edad y, por lo tanto, quedan embarazadas sin la madurez suficiente. Muchas de ellas mueren en el momento del parto.

Como veis, no es poco el trabajo que hay que hacer. Al menos hay que intentar que hagan la mutilación con utensilios limpios, porque se cuentan verdaderas barbaridades. Y, desgraciadamente, la muchacha que no ha sido iniciada no es aceptada plenamente en esta sociedad.

Anuncios

2 Respuestas a “Bondo: Sociedad secreta de mujeres para la mutilación genital femenina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s