Cuando la vida duele: Manuel Viejo

img_1016

Copio el título de una antigua entrada, porque la vida duele hoy más que nunca. Duele por la muerte evitable de mi pueblo. Duele por el contagio con el virus Ebola de mi amigo, de mi hermano del alma, Manuel Viejo. Duele por quien llama pidiendo auxilio porque no tiene qué comer y no puede salir de casa. Son tantas las razones en este momento para el dolor que sueño con la “amanecida” que cantaba Jorge Debravo con toda mi alma, con toda mi mente, con todas mis fuerzas… Tengo unas ganas locas de salir corriendo de este infierno, pero me quedo clavado con los ojos húmedos y  la esperanza de que esto también pasara. Poquito a poco solo nos queda eso, la esperanza. Sigue leyendo

Anuncio publicitario