Desde el puente de los sueños: Cuando la vida duele

Sirviendo a migrantes

Hoy debiera de estar en España disfrutando de unos días de vacaciones con mi familia, pero, como dicen, si quieres hacer reír a Dios, haz planes. Y yo los hice comprando un billete de avión con suficiente antelación para que saliese lo más barato posible.

Al estar inmenso en el proceso de conseguir la Residencia Permanente en Estados Unidos, no puedo salir del País sin un permiso especial que me permita reingresar sin afectar mi status migratorio. Pues bien, cosas de la vida, el permiso lo mandaron en un día que nadie estaba en casa, el papelito amarillo que te invita a que lo recojas en correos voló y yo me quedé, como dicen en México, como novia de rancho: vestida y alborotada. Está resultando un Viacrucis el conseguir que lo reenvíen, así que no me quedó más remedio que cancelar mi vuelo de forma indefinida. Eso significa que me toca ausentarme de celebraciones familiares y de amigos en las que ansiaba participar. Y la verdad es que ya necesitaba poner un poquito de distancia y descansar del estrés que produce la situación que vivimos en este tiempo en la frontera. Además, tengo hambre de familia.

La capacidad de ponerse en el lugar del otro, a través de la empatía, ayuda a comprender mejor el comportamiento en determinadas circunstancias y la forma como el otro toma las decisiones.  El vivir esta experiencia que no deja de ser dolorosa, me hace sentir en su justa medida el dolor de los que semanalmente visito en el Processing Center (Cendro de Deportación). Entiendo mejor sus lágrimas, su frustración, su impotencia, su rabia.

 Cada papelito que me dan antes de celebrar la Eucaristía con el nombre de la madre que acaba de fallecer en Guatemala para que pida por ella, cobra especial vida en estos días. Y es que adivino el dolor que sienten al no poder estar presentes en su funeral, o en la boda de la hermana, o en la comunión de su hijo…

Entiendo mejor lo que es sentirse prisionero en una Ciudad, sin cadenas, pero sin poder conseguir un trabajo digno, ni viajar, o haciéndolo con el miedo a ser deportado.

Imagino lo qué será esperar más de 20 años para comenzar a vivir tu sueño en un País al que viniste con la esperanza de poner tu granito de arena para que sea grande de nuevo, cuando a mí el esperar unos días me está taladrando el alma.

Hace un par de domingos se nos leía la parábola del buen samaritano donde se nos mostraba diáfanamente quien es nuestro prójimo y las dos posibles actitudes ante él. La primera, el pasar de largo dando un rodeo. La segunda el compadecerse del que está en necesidad y entender de una vez por todas que nuestro Dios es el Dios de la ternura y de la misericordia, y que se disfraza de homeless (mendigo), de enfermo, de prisionero… Que el Dios de la ternura pide asilo en nuestros puentes y pan para sus hijos. Y que, cuando rodeamos por falta de compromiso, le damos la vuelta al mismísimo Dios. Algunos, incluso buscando una “razonable” justificación para su falta de compromiso.

Dice el Papa Francisco que “El Señor nos ama con ternura” y que tenemos que llorar desde el corazón cuando no encontramos respuestas. Y que no hay nada que evangelice más que una sonrisa o una caricia. No podemos dejar, como cantaba León Felipe, que las cosas nos hagan callo ni en el alma, ni en el cuerpo. Perder la sensibilidad por el dolor del otro se está convirtiendo en el gran pecado de nuestro tiempo. Sigo creyendo que la única solución contra tanta indiferencia y tanto racismo es vivir como nos recuerda San Agustín: amándonos sin medida.

2 Respuestas a “Desde el puente de los sueños: Cuando la vida duele

  1. Definitibamente tienes mucha razon en tu publicacion pues hay gente personas que no vemos la citiacion de los demos un habrazo fuerte y se lo mucho que anciabas estar con tu familia en españa y mas con esa sobrina nieta tan hermosa

    Me gusta

  2. Queridisimo Pirata…ojala hayas podido resolver el tema y viajar para ese esperado y ansiado reencuentro…Y de no ser asi,espero de todo corazon que lo resuelvas pronto… Vaya un gran abrazo desde estas tierras rosarinas!!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s