Apuntes de vida diaria (6)

IMG_6006

Hace días que quería colgar una nueva entrada, pero la verdad es que no sabía ni qué escribir. Como si siempre estuviese esperando experiencias fuertes, o heroicidades, para compartirlas e impresionar a los amigos. Pero aquí, como allí, la vida es tan simple, que si no estás atento, puedes caer en la monotonía casi sin darte cuenta. Y todos sabemos lo qué es capaz de hacer la rutina en nuestras vidas. La vacuna contra el desaliento es simplemente el poner el corazón en lo que haces. Leí hace tiempo que ser santo no es hacer cosas grandes, sino hacer a lo grande las cosas sencillas de nuestro día a día.

IMG_6011Ha venido el veterinario a ver a Mamy Queen, la cabra, no la bruja de Kamabai. Parió dos hermosos cabritillos y no se puede levantar. Y los cabritos no paran de llorar, y yo casi también. Mamy Queen lleva en la misión casi tanto tiempo como yo, pero ella pariendo, que es más difícil. Siente que ya no puede más,  y la entiendo porque lo mismo me pasa a mí. Hoy he ido, como todos estos días, a darle un huevo mezclado con leche en polvo que lame con fruición. Es la receta casera del veterinario, y hasta yo estoy pensando en tomar lo mismo a ver si me duelen menos el cuerpo y el alma. Teníais que ver la ternura con la que me mira la cabra. Ya quisiera yo ver siempre esa mirada de agradecimiento en los humanos. Acepta que le dé la vuelta en el suelo para que sus crías mamen. Se me va ir al cielo de los animales dando hasta la última gota de su leche.

Las patas siguen sin poner un huevo, y ya me cansé, porque sólo comen y con muy buen apetito.  Me dicen que puede que sean muy  jóvenes, y contesto que, contando desde cuando las compré,  ya podrían estar viviendo su patopausia.  Y para eso no las trajimos a la misión. Otros apuntan que el problema lo puede tener Hassan, el pato. Todos los días pasea orgulloso al frente, marcando el paso, como si de una procesión se tratase, pero a la mera hora, nada de nada. Por si acaso, y para darles la última oportunidad antes de hervirlas, me he largado a conseguir un pato como Dios manda. Ya os contaré.

IMG_6008Las que han comenzado a poner huevos, por fin, incluso a tener pollicos, son las gallinas fullah. !Menuda alegría me ha dado ver el nido lleno!

He celebrado en Kanikay su patrón, San Carlos Borromeo. Supongo que algún misionero javeriano italiano les encasquetó el santo del que se escribió «es hombre de frutos, no de flores; de hechos y no de palabras». He desistido de soltarles un rollo biográfico, porque ni lo iban a entender. La misa ha durado más que una media maratón. Y es que les encanta bailar y cantar. El credo me lo han rezado en limba, y luego cantado dos veces, os lo prometo. Me han preparado comida: arroz sueltico, que diría mi hermana, con plassás y cutting grass (la rata gigante). Eso sí, bien picoso. Nada más sentarme me ha comenzado el Director de la escuela a susurrar en la oreja toda la letanía de problemas habidos y por haber. Y al final, me ha puesto en las manos un gallo. Pero ya me sé el truco: te dan un gallo y te piden un gallinero. Así que le he dicho que me dejase disfrutar en paz, como todos, o me levantaba de la mesa y me iba inmediatamente. Al final, parece que lo entendió.

Estoy haciendo un listado de hernias para operar en cuanto Javier llegue la próxima semana. La noticia ha corrido como la pólvora y vienen de aldeas lejanas a apuntarse. No tienen dinero para ir al hospital porque la operación cuesta 100 euros, a pesar de ser realizada por doctores cubanos que no cobran nada debido a un convenio bilateral Sierra Leona-Cuba. Pero la corrupción también afecta el sistema sanitario. Me cuenta Adolfo, uno de los cirujanos cubanos, que a veces les da vergüenza el ver cómo venden en el hospital las medicinas que reciben de la Comunidad Europea. En las cajas se lee en letras gigantes “no for sell” (no para la venta), pero lo hacen. Y han visto cómo madres se han regresado sin atención médica para sus niños enfermos por no tener dinero para pagarlas.

IMG_6010La mujer de Bockarie, uno de mis profesores de Secundaria, fue al dispensario de Kamabai a que le pusiesen una inyección y se ha caído redonda. Bockarie viene llorando y no sé qué hacer. Me dice que le mordió un perro rabioso. Le ofrezco que vaya a Makeni porque no me da buena espina lo que veo. Y temo que no llegue a tiempo.

La sarna sigue picando y hay momentos en que me arrancaría la piel. Adolfo me ha pedido que comience a tomar Griseofulvina, dos pastillas diarias de 125 mg, durante varias semanas. Le obedezco, aunque me tomaría el bote entero si desapareciese ya.

Voy a pasar un rato con mi Mamy Queen, aunque os parezca mentira, le gusta que vaya a visitarla y le rasque la cabeza. A los dos nos gusta. Además tengo que estar seguro de que los dos cabritillos mamaron.

Anuncios

Una respuesta a “Apuntes de vida diaria (6)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s