Apuntes de vida diaria (2)

IMG_5953

Cuando iba a colgar una nueva entrada en el blog, alguien ha gritado en la calle ! Grandpaaaaa….! y me la ha estropeado. Y es que mis albinos me traían un gallo y una gallina de regalo, lo que significa que forman parte de ese mínimo tanto por ciento de personas que son agradecidas en este País. Hay quien me dice que es por causa de la pobreza, pero creo que la gratitud no tiene nada que ver con el ser pobres. He visto muchos pobres agradecidos. Y no es que nos tengan que traer un gallo, o cacahuetes, o plátanos, todos los días. Basta con un apretón de manos y una sonrisa. Yo sé que el motivo de nuestros desvelos no debe de ser la respuesta recibida, pero un simple gesto de agradecimiento hace que nuestros cansancios sean menos, o más tolerables.

Hablamos de eso ayer comentando el hecho de que de los 10 leprosos curados por Jesús, únicamente el samaritano volvió a dar gracias. Adapté el evangelio diciendo que 9 leprosos eran católicos y uno musulmán. Y que solo el musulmán había vuelto a dar las gracias. No les hizo demasiada gracia, pero es que últimamente estoy cansado de oír que debiera centrarme en ayudar exclusivamente a los católicos. Y eso hago, si tiene razón el diccionario y la raíz griega de la palabra significa universal.

 Les he dicho hasta la saciedad que o estoy para todos, o no estoy para nadie. Que cuando un niño se muere, lo que me pide Dios es correr al hospital sin preguntar si es católico o musulmán, o mirar el color del uniforme de su escuela.

Me dicen que si ayudase únicamente a los católicos iría más gente a misa los domingos. No soy tonto y lo sé. Sé que si repartiese los botes de leche, o los números para visitar al médico, después de la misa de 10:30, los fieles no me cabrían en la iglesia. ¿Pero tiene sentido? ¿Tiene sentido usar la solidaridad y el amor al prójimo como arma de conversión?

Esta semana ha sido de un trabajo tremendo visitando escuelas: Kamayusufu, Bumbandain, Kabakeh, Kaburuyan…  Me miran como si fuese el Señor de los Milagros. Y no lo soy. Antes de darme la lista de necesidades me ofrecen kola (especie de almendra amarga) según su tradición. Divido la semilla por su juntura y les explico lo que simboliza realmente. Que podemos estar unidos o separados, como lo están ahora. Y que los que realmente van a sufrir son los niños. Por supuesto, ninguno de los Jefes de las aldeas visitadas sabe leer, ni escribir. Les duele pagar 2000 leones mensuales a los maestros comunitarios, pero me dicen ser capaces de beber 20 galones de mampa  ( 5000 leones el galón) al mes. Cuando les hago las cuentas en la pizarra, se ríen nerviosos.IMG_5945

He comenzado a cortar por lo sano y comienzo a no ser popular entre los directores de escuela. Ser director significa poder, y poder significa dinero. El director se mete en el bolsillo los subsidios que la escuela recibe, y manda a los niños a trabajar en su finca, y cobra las admisiones, y pide dinero por entregar los resultados… Así que los niños crecen y respiran corrupción desde su más tierna infancia. Y cuando me exaspero y pregunto la razón, me dicen que es que siempre fue así. He decidido comenzar a cambiar directores, y eso ha levantado ampollas. Y han vuelto las amenazas. Incluso eso me cabrea, porque alguno de ellos ha comentado que ha ido a un brujo para que me vuelva mono. Y hay quien se lo cree. De todas formas, no os extrañe que, si el brujo es muy poderoso, llegue al aeropuerto de Barajas un chimpancé y no José Luis.

IMG_5947Comienzan la Universidad Mbalu, Accounting and Finance, y Yealie, Busisness Administration and managment. Es su primer año y están muy ilusionadas. El pago de la matrícula sería prohibitivo para alguien sin ayuda exterior. No entiendo cómo se pueden pedir 1000 euros simplemente por la admisión.  Luego tienen que comer, comprar libros, rentar una habitación… En fin, algo imposible para una familia ordinaria de este País.

IMG_5808Ha venido a visitarnos Koldo, el muchacho protagonista del vídeo Caído del Cielo. Camina y sube escaleras con su bastón, y muestra orgulloso los resultados de la escuela. Me pide que le intente ayudar a solucionar su problema porque no controla esfínteres. Lo que pasa es que no se ni si tiene solución, porque ya se me hace un milagro el que sea capaz de caminar.

Ayer estuvo el Presidente de Sierra Leona en Kamabai para asistir al funeral de su tío. Ni os imagináis el gentío de políticos de todo rango buscando los primeros puestos. Me recordó a la parábola del evangelio. Antes, el sábado, habían organizado una limpieza general en la aldea, y arreglado las lámparas que él regaló poniéndolas a funcionar con el generador que pidieron prestado a la compañía senegalesa que hace la carretera Makeni-Kabala. El que les dio el Presidente nadie sabe dónde está. Dicen que el ex Chairman anda buscando que le de trabajo en el puerto recibiendo contenedores. ¡Madre mía!, nos van a cambiar el cuento. Ya no podremos decir La Cueva de Alibabá y los 40 ladrones, porque ya serán 41.

Supongo que mañana, sin el Presidente, Kamabai volverá a la normalidad, y se volverá a llenar de suciedad y abandono. Y que las farolas dejarán de lucir por falta de combustible, o porque las destrozarán a pedradas sin que nadie pestañee. Y que volverán a la Misión a pedir todo tipo de ayudas reales, porque las ayudas-promesas ya se han ido en los Toyota Prado negros sonando estrepitosamente las sirenas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s