El P**o contenedor

27 de agosto de 2011 a la(s) 15:09

Contenedor YamasitaMis queridos amigos: Si, ya sé que os debo mil noticias sobre mi diario vivir por estas tierras supongo que también de Dios, a pesar de que chinos, ingleses y americanos se empeñen en decir que son suyas. Al menos al verlos expoliar nuestras riquezas, así lo pareciera. Cantábamos de niño aquello de Santa Marta, Santa Marta tiene tren, pero no tiene tranvía. Pues algo así nos pasa a nosotros en Sierra Leona: tenemos tren para llevar a puerto en contenedores todo el material precioso de nuestras montañas, pero no tenemos tranvía para personas. Y eso gracias a African Minerals, empresa sudafricana con mil ramificaciones por todo el mundo. Supongo que por eso veo a cargo de las obras personas de todas las nacionalidades, sobre todo chinos.

Os recuerdo que hablo en primera persona porque los sentimientos y sensaciones son personales. Lo que no significa que yo sea el único que trabaja en la misión. Cuento la realidad que veo con mis ojos, pero cada compañero y voluntario podría contar su propia historia, seguro que no menos apasionante que la mía.

Para ponerme un poquito al día voy a tratar algunos acontecimientos como me vienen a la cabeza y al corazón, no por orden cronológico. Ahora que tenemos a buen recaudo los dos contenedores que nos enviasteis, quiero explicaros un poquito lo que ha significado el conseguirlos. Comienzo pues con el primero de los artículos.

Mi hermana María me ha enseñado a pensar la mala palabra (léase taco en español), pero a adornarla con estrellitas a la hora de la escritura, porque ahora en internet todo se sabe, dice. Así que solo peco de pensamiento. Pero los que me conocéis sabéis de sobra cuántas veces la he dicho en estos días.

Después de esta experiencia he descubierto varias cosas. Una de ellas que un tal Sophian se ha hecho de oro robando a las Órdenes Religiosas en cada contenedor que éstas recibían. Incluso yo, en mi primer contenedor, lo subí a los altares. La Cueva de Alibabá y los 40 ladrones es un jardín de infancia en comparación a lo que es el puerto en Freetown. Y nuestro “amigo” Sophian se movía en esas aguas como un pez.

El Gobierno detuvo 9 contenedores que llegaron a Cáritas Makeni (2 de ellos eran los nuestros) porque alguien en la zona de Bo había recibido uno para ayuda humanitaria, y los artículos se estaban vendiendo en las calles de Freetown. Como siempre, pagamos justos por pecadores. Y comenzó un peregrinar tocando puertas que ha durado 5 meses. La sabiduría popular dice que hay que besar mil sapos antes de que salga la princesa. Yo besé no menos de cinco mil. ¡Y qué sapos! En este País, cuando alguien te dice que I love you y que I wana help you debes de poner tiesas las orejas como un pastor alemán y agarrarte los bolsillos. Nadie te ama ni te ayuda por nada.

Fui con mi hermana, Joaquín, Javier y Mari Carmen a ver a Mamy Alice Koroma, la madre del Presidente Ernest Bai Koroma. La viejita me recibió con el cariño de siempre, pero me dijo que su hijo ya no le contestaba las llamadas porque siempre era para darle problemas. Y que le había pedido también que por favor no llamase a los ministros. Sonreí recordando que en una anterior visita me había pasado con 2 ministros en 10 minutos consultando una pequeña agenda de plástico rojo, con números escritos a mano. Fue la primera estación de mi viacrucis particular.

Hablé con el Honorable Yapoh Codeh Conteh. Es católico, apostólico y romano, y de comunión dominical, pero me dijo que él no podía hacer nada.

Seguí mi peregrinar en busca de la princesa y besé a otro sapo: el Chairman Eric Dura Sesay del Distrito de Bombali. Promesas, y promesas y más promesas. Que si he hablado con el Presidente y me ha dicho que está orgulloso de tu trabajo….., que si delante del Ministro de Hacienda ha dado orden de que se te ayude…. Que si…, la carabina de Ambrosio. Todos sabemos que el prometer no empobrece. Y este pájaro pinto de pobre no tiene nada.

Luego vino a verme el sobrino del Presidente y resultó ser otro sapito. Un día se me subió la sangre a la cabeza al verlos borrachos y oyendo música en la casa que su tío le ha construido, y le dije todo lo que se me vino a la boca. Y soy de verbo fácil. Y me largué a llevar cemento para el pozo que estábamos haciendo en una aldea que el sobrinísimo ni sabe donde está.

Hasta que apareció la princesa. Su nombre Salifú Conteh, recién nombrado Paramount Chief del Biriwa Chiefdom. Educado en Londres, donde vive su familia, prometió ayudarme y lo hizo. Juntos fuimos a la casa Presidencial a entrevistarnos con el Ministro de Protocolo y un oficial de Hacienda. Me sorprendió el ver que las puertas se abrían a su paso como si fuesen automáticas. Me contó que se crió con la madre del Presidente y que lo quieren mucho. Decidimos pedir a Caritas nuestros documentos y tramitarlos por nuestra cuenta. Consiguió los sellos necesarios e incluso un permiso especial de importación duty free para los próximos contenedores si llegaban a nombre de Grandpa.Contenedor

A partir de ese momento con quien nos teníamos que pelear es con MAERSK, la empresa de contenedores. Ellos decían que no era su culpa los cinco meses de delay (retraso) y que cada día que el contenedor había permanecido bajo su tutela costaba 40$. Lo que hacía un total de 25 millones de leones por cada contenedor. La Hermana Elisa, clarisa, los pagó, pero yo me negué y les dije que los tirasen al mar delante de mis ojos.

Comenzó otro calvario de oficinas, ruegos y sobornos. En esta etapa la que se movió junto con el Paramount Chief fue Yamasita Sesay. Y podría decir que gracias a ella y su desparpajo la aventura tuvo un final feliz. Fue providencial que un hermano de su padre trabajase en una de las oficinas importantes del puerto como jefe supervisor. Para el recuerdo queda la imagen de Salifú, el Gobernador del Biriwa, en moto taxi, tapándose la cara para que no le reconociesen bajo un aguacero. Este hombre me ganó para siempre.

El 4 de agosto me llamó:

Pepi, ya tengo todos los papeles pero me dicen que los quieren hoy mismo afuera del puerto y que debo de pagar 6 millones por cada contenedor.

Le dije que sí, que los pagase porque no era nada en comparación a los 25 que habían pagado otros. Entonces se puso a pelear con los camioneros que hacían fila para cargar los contenedores. El precio mínimo que piden hoy día es de 6 millones. No sé cómo lo hizo, pero consiguió 2 camiones por 8 millones. Y como es más lista que el aire y no se fía ni de su sombra, se subió en uno de los camiones y amaneció en Kamabai el viernes 5 de agosto. Llegó sonriente y le concedí el privilegio de abrir uno de los contenedores. El otro lo abrió el Hermano Rafael en agradecimiento a la invaluable ayuda que nos está prestando.

Uno de los camiones se estropeó enfrente mismo de  OKP. No quiero ni pensar qué hubiésemos tenido que hacer si se estropea en el camino con la panza llena de ordenadores, paneles solares y baterías. Lo descargamos cinco días más tarde.

Me siento mucho más relajado. Entiendo que vosotros estuvieseis preocupados y angustiados, pero imaginaros cómo me sentía yo. En estos momentos hemos repartido ya más de 10 mil paquetes de pasta Gallo por las aldeas. Y tenemos leche para nuestros niños desnutridos. También para Samah. Pero, bueno, esto será el tema de otro pequeño artículo. No quiero esperar más para que veáis las fotos descargando todo lo que nos mandasteis.Esperando

Desde aquí mi agradecimiento sincero a Juan Luis, por la paciencia que me tiene, y a los profesores, padres y alumnos del San Agustín de Valladolid. Y a mis chicas de Parquesol por estar siempre al pie del cañón. Y a los chavales del Colegio Romareda de Zaragoza que se quisieron sumar a la fiesta del envío. Y a Juntas por lo conseguido en Chiclana. Y a la gente de Viana, Navarra, con el alcalde Goyo y mi familia en cabeza. A todos ellos, solo decirles que son la razón más poderosa para que los que estamos en vanguardia sigamos sintiéndonos acompañados y queridos.

Hasta pronto,

José Luis

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s