Recordando: Junio 2007

Escolares Kanikay 1

Mis queridos amigos:

Hoy es día 5 de Junio, lo que significa que llevaba casi una semana sin escribir ni una sola palabra. ¿El motivo?: la sexta malaria. El mosquito no solo te quita el apetito, sino que te mata la ilusión, la alegría, las ganas de escribir, todo… Es increíble como algo tan pequeño puede alterar de esta forma la vida de una persona. Son solo 6 días, pero se hacen eternos. Y tu compañero tiene que hacerse cargo de absolutamente todo el trabajo. Gracias a Dios, parece que los mosquitos, o le tienen miedo a Manuel, o va a tener razón Vicente cuando me decía antes de volar a Filipinas que el agua del Purús inmuniza contra la malaria. Y es que ni el uno, ni el otro se ha topado con el falciparum. Cierto, que en 1998 Manuel agarró dos malarias seguidas (él dice que lo único que pensaba era en volverse a Filipinas en cuanto se recuperase), pero desde que volvió a Sierra Leona está sin estrenar. Yo, al ritmo que llevo, voy a tener que ir a dar una vuelta por la amazonia y echarme un par de buenos tragos de tan medicinal agua.

Hoy se me ha soltado la lengua, quiero decir la mano, para poneros al corriente de nuestro diario vivir.

Primero que nada, una buena noticia: desde el jueves 31, a las 5 de la tarde, tenemos cobertura telefónica en Kamabai y en varias de nuestras aldeas. Lo que significa que el árbol de aguacate se ha quedado en simplemente eso: un árbol de aguacate. Dejó de ser nuestro cordón umbilical con el mundo. Para celebrarlo, una salsa mexicana pico de gallo…, pero sin gallo. Y es que como no tenemos ni chile, ni tomate, nos conformamos con picarle al aguacate un poquito de cebolla y ponerle unas gotitas de aceite de oliva. ¡Todo sea por el colesterol!

Me he propuesto estudiar detenidamente en España un documento que Rodri me mandó acerca del cultivo en invernadero de diferentes clases de hortalizas. A simple vista me pareció el artículo interesantísimo y perfectamente viable en nuestra zona. Incluso lo podríamos relacionar con el Proyecto OLE. Pero entonces, sí que me tendría que traer un par de meses a un Ingeniero Agrónomo ducho en esos temas. Ni me imagino explicándole a nuestra gente de Kamabai lo qué es un tomate.

Domingo, 3 de junio del 2007

Poco que reseñar. He celebrado la misa en el Santuario y me he tenido que sentar un par de veces. Las canciones religiosas limbas tienen todas las estrofas que uno quiera improvisar y Rebecca, la directora del coro, hoy estaba especialmente inspirada y le salían las estrofas como churros. Eso, unido al palmoteo de Pa Bangura, me ha dejado la cabeza como un bombo.

La tarde, tumbado en el sillón con el gato viendo pasar la vida.

Cimientos casa 2

Lunes, 4 de junio del 2007

Como estoy un poquito mejor, me he ido a llevar a Samuel a Kathadumbu. Ya extrañaba yo el ir de aquí para allí. Además, me daba un poquito de pena las palizas que se estaba pegando el bueno de Manuel para intentar llegar a todo.

Fatu Kanu viene llorando con su pequeño porque no puede ver por un ojo. La enviamos con una carta al Hospital Bautista de Lunsar.

Hemos comenzado los cimientos de la casa de los doctores. ¡Biennnnnn!

Llamada de Inés de Asís y de su esposo Javier. Esta pareja es uno de los regalos lindos que Dios tenía reservados para nuestra misión de Kamabai. Además, me dice Inés que ya ha entendido que el tiempo del hombre no es el tiempo de Dios, y menos todavía el tiempo africano.

Tormentón y fuegos artificiales gratis donados por la pirotecnia del Señor de los cielos. Manuel, el gato y yo, en el porche, a la luz de una vela, pidiendo a diosito que ningún rayo nos parta el convertidor solar. ¡Y nos escuchó!

Martes, 5 de junio del 2007

Esto ya es otra cosa, me he levantado completamente restablecido y con ganas de trabajar, que es lo importante. Medo estaba ansioso por verme animado y al volante del Toyota, así que me ha pedido ir a Kamoi para traer unos tablones a la misión.

Ha venido Andrew, el líder de Kassassie I, para pedirnos ayuda para llevar a un paciente al hospital de Mabesseneh. Le he explicado que no tenemos dinero para pagar las operaciones de todo el mundo, y que Manuel y yo habíamos decidido lo siguiente:

-Una pequeña parte, dependiendo de sus posibilidades, debe aportarla el paciente. Otra parte, la comunidad de procedencia. Pueden usar para ello el ahorro de las colectas dominicales. Y es bueno que sean generosos en tiempo de cosecha, para cuando lleguen las emergencias. Finalmente, la misión aportará el dinero faltante.

No es cuestión de dinero, es que creemos firmemente que ellos deben ser los responsables directos de su desarrollo, y que no pueden estar toda la vida dependiendo de la beneficencia pública.

Para ello les hemos sugerido varias posibilidades. Una de ellas, la de plantar masankay (palmera de aceite), y usar los beneficios en emergencias de la comunidad. Santi nos consiguió en España un chorro de dinero para financiar el programa, y ya va siendo hora de que lo pongamos en práctica. Además, y para que cuiden la plantación, les ofrecemos dos sacos de semillas de cacahuete para que las siembren entre los masankay. Cuando termine la cosecha, deben devolver a la misión los dos sacos, y vender el resto de la producción para engordar el fondo comunitario.

Otra, criar cabras. Las cabras paren un par de veces al año, y suelen parir gemelos. Incluso muchas de ellas, después del tercer parto, paren trillizos. Así que en poco tiempo, comenzando con un par de cabras, pueden tener un bonito negocio montado. Y es que pueden vender las hembras por 80 euros cada una. Lo que aquí, es una bonita suma de dinero. Yo me he ofrecido a conseguirles la primera cabra del rebaño con la condición de que la primera hembra que paran la donen a la misión.

Señor, Señor, en qué berenjenales le mete a uno la vida misionera: cacahuetes, cabras, bombas, construcciones… Os prometo que también rezamos.

Hemos estado mirando con las personalidades del lugar la mejor ubicación para el parvulario que queremos construir antes del curso lectivo entrante.

Manuel ha ido a Kamakita para entregar a la gente algo de la ropa que nos enviasteis, y de paso soldar un brazo más largo a la bomba del pozo.

Viene Fatu Kanu a darnos las gracias y a decirnos que a su criatura le sacaron un cuerpo extraño del ojo, y que ya ve perfectamente. Qué poquitos vuelven a dar las gracias. La misma proporción que la de los leprosos del evangelio. Por eso, cuando sucede, lo agradecemos más.

He recibido un texto de Joseph:

-La moto está pagada. Más de dos mil libras de Wembley después de decir las cosas como sugeriste. Un abrazo.

Moto Honda Wembley

Y es que Edgar compró una moto Honda para Kamalu, y se había quedado sin dinero. Así que le sugerí a Joseph que comenzase su campaña de captación de donantes en Londres con un sermón sencillo, afectivo, claro, y directo. O sea, que les dijese que necesitaba una moto y que no tenía dinero para pagarla. ¡Y resultó!

¿No podrían incluir en el temario de la formación continua una lección sobre el arte de pedir?

Miércoles, 6 de junio del 2007

Recojo a Magnus en Kayonkro: ya ha terminado el pozo de Kadagbana II. Dice que solo falta ponerle un poco de cloro al agua para comenzar a usarlo.

Manuel lo ha llevado a Kamakita donde Mo ya había terminado el pozo con la bomba que nos envió mi cuñado Jesús. Hubo que hacerle algunos ajustes y enseñar a la gente como bombear el agua, porque dejaban vaciar el tubo constantemente. Ha aprovechado el viaje para ir dando ropa por las aldeas. Parecía un vendedor ambulante.

Seray se ha presentado con otro gato chiquitillo. Al final, he querido cumplir la última voluntad del coreano. Le he comentado que el primero que nos regaló se pasaba la vida ronroneando zalamero, y pidiéndote constantemente comida. Se ha reído, e inmediatamente le ha puesto nombre: Yandie. Es difícil la traducción exacta porque los limba emplean esa palabra cuando te suplican algo insistentemente. Si vas a una aldea y te piden arroz, luego te repiten 50 mil veces: yandieeeeeeee, yandieeeeeeee, yandieeeeeeeee. Algo así como el please, please inglés, o el por favor, por favor, nuestro.

Un par de gallinas se nos han presentado con 7 pollicos. Les había echado en falta, y resulta que lo único que hacían las pobres era esconderse para que no les expoliase los huevos. Hasta ternura me han dado.

Lo que me faltaba, tengo un gusano en cada una de las axilas. Creo recordar que en Costa Rica les llamaban tórzalos, y que afectaban tanto a humanos como a animales. Ya sabéis el proceso: no sé qué clase de mosca te pica, y te deja un huevo que se convierte en larva, y luego en gusano (la mutación en este caso termina en el vil gusano, nada que ver con una hermosa mariposa). Y debes esperar a que crezca y madure, porque como se rompa al intentar sacarlo, se reproduce de nuevo. Me han recetado 7 días de ampicilina 500 para prevenir una infección, y paciencia para dejarlo engordar. ¡Y vaya si está engordando!

Sigo dando medicina para la sarna. Ni os podéis imaginar lo que abunda.

Me dice mi familia que Casimiro ha hecho una visita de médico por Viana, Navarra. Creo que no ha tenido tiempo ni de demostrarles su apetito. Vuela el próximo lunes para Corea. Yo ya he usado un par de sus parches milagrosos en nuestros trabajadores. Espero que si vuelve, no me los pida de vuelta.

Mamba verde 2

La tercera serpiente que mato: esta vez una mamba verde. Por ahora, las veo yo primero. No quiero ni pensar el día que me vean ellas antes a mí. Ni muerta me ha dejado de mirar con cara de pocos amigos. Y tampoco me he atrevido a cerrarle piadosamente los ojos, por si acaso.

El Real Valladolid nos ha llenado Kamabai con uniformes, así que supongo que si sube a Primera, lo cual me alegraría hasta el infinito, mi gente, al igual que yo, tendrá el corazón dividido entre Pucela y Pamplona.

-¿Queréis ver los uniformes que me ha enviado el Real Valladolid?, he preguntado a un par de muchachos. Venid esta tarde a la misión.

No me ha fallado la jugada: a las 3 de la tarde, después de las clases, tenía a 43 jóvenes en la puerta de nuestra casa. Les he dejado tocar y probarse las camisetas, y han quedado encantados. Tanto, que he aprovechado para decirles que necesitaba de su ayuda, ya que sin ellos nos era muy difícil trabajar. Inmediatamente se han puesto a acarrear bloks de cemento desde el Centro Profesional a la casa de los doctores. Al final, les he dado las gracias, y ellos me han prometido seguir colaborando.

Real Valladolid 1

El primer partido del Real Valladolid africano lo jugarán en Binkolo el próximo domingo. Ya os contaré. Y, por supuesto, tomaré suficientes fotos y video para mostrar al club y agradecer su generosidad.

Jueves, 7 de junio del 2007

Manuel ha hecho dos viajes a Makeni para seguir comprando masankay. Lo van a terminar nombrando hijo adoptivo del Ministerio de Agricultura.

Yo tenía una reunión a las 9 de la mañana para hablar del proyecto de la Escuela para Párvulos. En fin, después de esperar una hora (aquí no empezarían a tiempo ni los toros), he tenido que repetir la misma historia de siempre. Además, estaba el Sección Chief, y ya me la jugó una vez con aquello de que estaba muy gladly, pero sin pegar un palo al agua en el Proyecto de la Escuela Profesional. Les he prometido que comenzamos la próxima semana si ellos excavan los cimientos y acarrean la arena y las piedras.

He vuelto a la misión caminando y se me han humedecido un poquillo los ojos cuando un anciano musulmán me ha parado y me ha dicho:

-Gracias por venir a África, Grand Pa. Quiero que sepas que pedimos en nuestra mezquita para que Dios te conceda larga vida.

Qué corto, pero que jugoso piropo después de las tensiones vividas hace unos días.

Diyaa, nuestro nuevo amigo libanés, me ha soplado en un plis, plas 15 mil dólares. Parece que nos comemos el acero y el cemento. Gracias a Dios que estáis vosotros cubriéndonos las espaldas, porque si no sería imposible hacer lo que estamos haciendo.

Ha venido Edgar, y la verdad es que nos dan un gustazo enorme sus visitas. Mañana irá con Manuel a Freetown a traerse la moto Honda que compraron para Kamalu con la ayuda de nuestra parroquia londinense de Wembley.

Nos hemos surtido de las camisetas que nos enviasteis, porque las que tenemos se nos caen ya a pedazos, y aquí necesitas cambiarte varias veces por la humedad y el calor. Yo he sido el más afortunado: he conseguido hasta un par de pantalones cortos en perfecto estado, y que solo necesitan que nuestro sastre particular, Tainte, les cambie la cremallera. Otro cantar será el conseguir un par de cremalleras en Makeni.

Asiatu, una mujer policía que conocí en Kamabai cuando las relaciones entre limbas y mandingos echaban humo, ha venido desde Makeni para pedirme ayuda. Me llamó hace unos días y le pedí que fuese al hospital para hacerse un análisis sanguíneo. Total, nada: malaria, tifus, hepatitis B, y un embarazo. Le he explicado qué era y cómo se contraía la hepatitis B, le he pedido que se cuidase, le he dado unos leones, y se ha vuelto llorando para su casa. ¿Qué puedo hacer más? Las cuatro enfermedades son endémicas en esta tierra. Bueno, el embarazo no es una enfermedad, pero es tan común o más que la malaria. Ya sabéis: si no te embarazas eres una bruja y vuelas. Y a nadie he visto volando en las noches de Kamabai.

Viernes, 8 de junio del 2007

A las 6 de la mañana salían Manuel y Edgar para Freetown, y yo para el Santuario para abrir la iglesia y escuchar a Pa Bangura cantarme el good morning, Jesús (buenos días, Jesús) con toda la fuerza que le permiten sus ya cansados pulmones.

Me he sentado con Medo en la mesa para comernos un plato de arroz a las 4 de la tarde. Entre medio, 5 viajes de piedra, 4 de arena, varilla para Samuel, recoger herramientas en Bumbamkakendehka, una carrera al hospital de Kamabai…

Manuel me había pedido el favor de ir a Bumbam para sacar unas fotos, porque hoy comenzaban a plantar el masankay, así que después del arroz y un par de plátanos me he ido para allí. Me he encontrado un avispero de críos plantándolos en los alrededores de la escuela. Y todos querían salir en las fotos.

Alguien ha gritado debajo de mi ventana: Grand Paaaaaaaaaaaaaa. Estaba realmente cansado, y le he respondido que no mor Grand Pa today. Lo que, traducido a la lengua de Cervantes, quería decir más o menos que me dejasen un poquito en paz.

Es realmente curioso el ir a comprar piedra. Hay familias enteras con las manos destrozadas haciendo pedacitos los pedruscos que la madre naturaleza pone al descubierto. Y te la parten según el tamaño que necesitas. Comienzan pidiéndote 30 mil leones por un montoncito por el que al final aceptarán gustosos 5 mil. Siempre hay algún iluminado que no se baja del burro como si de una venta de diamantes se tratase. En cuanto me ven aparecer con el toyota palmotean entusiasmados esperando a ver quien es el agraciado que logra vender. Procuro ser justo y no aprovecharme de su necesidad y de la mucha competencia para bajar los precios. Intento también ir repartiendo las compras para que todos ellos puedan conseguir un poco de beneficio.

Me he quedado dormido en la sala esperando a Manuel y Edgar, pero supongo que al final decidieron quedarse a cenar en Freetown, porque son las 12 de la noche y no han llegado.

Sábado, 9 de junio del 2007

Me encanta cuando estamos Manuel, Edgar y yo juntos: es como si la casa estuviese más llena de vida. Algo de razón tendrán nuestras Constituciones cuando recomiendan que vivamos al menos tres en comunidad. Incluso si te peleas con uno, puedes echar mano del otro compañero mientras se calma la tempestad.

Ha venido Kadiatu Bangura a pedirme ayuda para comprar algunas cosas para su casa de Freetown.

-Mírame a los ojos, le he dicho, cuando tú seas la Kadiatu que yo conocí, yo volveré a ser el Grand Pa que tú conociste. Necesito saber la verdad de lo que hiciste con el millón cuatrocientos mil leones que te dimos para pagar tu primer año de universidad. Sé que nunca te inscribiste en la Escuela de Enfermería. Si nos sigues mintiendo, nunca volveremos a ayudarte. Piénsalo esta noche, y mañana me das la respuesta. Solo quiero la verdad.

Edgar se ha regresado después de comer para Kamalu. Va feliz con su moto nueva, pero nos duele verlo partir porque está solo. Gracias a Dios, Joseph llega en unos días.

Nos han confirmado desde Filipinas que Vicente Ramón no regresa. ¡Vaya por Dios! ¿Qué tiene Sierra Leona que asusta tanto? En la cena le hemos estado dando vueltas a nuestra situación, pero hemos decidido no desanimarnos y seguir haciendo todo lo que esté en nuestras manos para sacar la misión adelante. El resto, que lo ponga el Espíritu Santo, que para eso vela por su Iglesia. Y no lo debe hacer tan mal, porque a pesar de todo estamos contentos e ilusionados.

Domingo, 10 de junio del 2007

Al volver de Kayonkro, Manuel me ha comentado que el Sr. Tarawallie se ha dirigido a la comunidad al final de la misa, y le ha pedido a Bunda que entregue todo lo referente a la Iglesia, porque los ancianos (especie de Senado de la comunidad)  habían decidido cambiar de líder.

Neneh, la esposa de Bunda, ha regresado a su casa caminando y echando sapos y culebras contra todo ser viviente, especialmente el bueno de Tarawallie. Anthony, el hijo mayor de Tarawallie, ha estado a punto de partirle la cara por insultar a su padre. Gracias a Dios lo frenaron a tiempo.

Tarde apacible y patriótica viendo ganar en el canal S-7 a Nadal contra Federer la final del Roland Garros. A uno se le pone la piel chinita escuchando el himno nacional desde tan lejos, y viendo al Príncipe saludar a todo un campeón.

Lunes, 11 de junio del 2007

Medo tiene malaria. Tenía ganas yo de verlo alguna vez enfermo. Perdonad si suena grosero, pero es la verdad. Si el mosquito reparte las picaduras, me tocarán menos a mí.

Dos veces a Kathadumbu y una a Kamayusufu. Media línea en el blog, que equivale a 5 horas al volante del toyota. Dejo a Medo que descanse y que esté un poquito al tanto de cómo los muchachos instalan el portón principal de la verja de la Escuela Profesional.

Me entra llamada de Rafael Mediavilla desde Cuautemoc, Chihuahua, mientras me peleo con uno de esos pobres calcamonía en Makeni. Se te pegan a la ventana y en el menor descuido te vuelan algo. Aquí, hasta los ciegos ven. Y lo digo como advertencia para los posibles visitantes.

Martes, 12 de junio del 2007

Me llama Félix por teléfono para que recoja a Tejan, el operador de la motosierra. Me río a carcajadas. Se me presenta con un mono y una mujer, prima le llama él. Me cuenta que estaba cortando un árbol cuando el mono se le abrazó. Alguien había cazado a la madre y el pobrecillo andaba perdido y desamparado. Y lo más parecido a su especie que encontró es al bueno de Tejan. Desde aquel día no le suelta ni a bien ni a mal, y le sigue como un perro fiel.

Voy con Medo a repartir ropa a Bumbamkakendehka con nuestro particular Corte Ingles ambulante. El cliente no elige la ropa. Es la ropa la que elige el cliente. Te queda o no te queda. Nadie hace ascos a la manga larga o corta, al tergal o al paño. Todo es bueno si es regalado. Y si la camisa no da para presumir los domingos, puede servir para ir a trabajar en la parcela.

Viene Diyaa con el soldador para tomar medidas de puertas y ventanas de la Escuela Profesional.

Miércoles, 13 de junio del 2007

Algún día tenía que suceder: se ha caído un helicóptero e incendiado antes de aterrizar en Lungi. Han muerto los 23 pasajeros, y únicamente se ha salvado el piloto, ruso, saltando por la ventana. El Ministerio de Transportes ha prohibido los vuelos hasta que se revisen los aparatos.

Edgar ha jurado no volver a subirse en uno, y yo os conté hace tiempo que pasé más miedo en los 25 minutos que dura el viaje Freetown-Lungi, que en las 7 horas de vuelo con Brussels Airlines. Así, que lo importante no es que vuelvan o no a volar, sino ver si hay algún valiente que se sube en un aparato de esos, que parecen reventar en cada giro de las hélices.

Ha muerto el P. Dominic Kargbo, sacerdote diocesano. Ya ni queremos preguntar de qué. Al fin y al cabo, nuestra vida ni está en manos del mosquito, ni en la mordedura de la cobra, sino en las manos de Dios. Y en ningún sitio como aquí he confiado tanto en la Providencia divina. Estamos vivos de milagro, pero qué es la vida sino un maravilloso y diario milagro que Dios nos regala a cada uno.

He limpiado la habitación a fondo. Hasta vergüenza me daba, y eso que no la veíais.

Jueves, 14 de junio del 2007

Paso media mañana acarreando piedra. Las vendedoras van entrando en razón y comienzan a darme precios asequibles. Aunque si os soy sincero, yo ni por 200 mil leones partía los pedruscos en pedacitos, destrozándome las manos, haciendo montoncitos por los que reciben 3 mil leones.

Me llama Joseph, está ilusionado por su pronta venida. Me pregunta si necesitamos algo, pero lo único que queremos es que venga pronto. Ya estamos impacientes por recibir el refuerzo.

Viene Edgar a recoger un zinc que el obispo le había prometido. Y hace bien, porque nuestro obispo tiene mala memoria y se olvida de las promesas con la misma facilidad con la que te las hace. Le ha prometido también una moto grande. Claro, que el prometer no empobrece.

Me llama Nancy para contarme que la han ubicado en Bo. Ángel y Maiyelis se vendrán para Makeni cuando el Ministerio de Salud les proporcione unas dignas condiciones de vida. Comentan que siguen pensando en el Proyecto de Kamabai, pero que la última decisión la tiene el Gobierno de Sierra Leona.

Masankay Bumbam 3

Manuel sigue comprando masankay. Esta vez se me ha presentado con 300 arbolitos.

He ido a darle a Mohamed la medicina para la Tuberculosis. Le he dado también medio saco de arroz, un par de cajas de carne, y unos espaguetis. Está feliz y sus ojillos brillan agradecidos.

Viernes, 15 de junio del 2007

Ha venido a visitarme el hombre de Kasomia y del Proyecto de Manos Unidas. El obispo no le quiere firmar los documentos si yo no se lo pido, y yo no quiero hacerme responsable de un coche del que no soy el conductor. Y, lógicamente, Manos Unidas le dice que si no ve la firma del obispo…, naranjas de la china.

Como no me lo podía quitar de encima, le he prometido revisar el Proyecto y hacer las correcciones que crea oportunas. La primera, borrar del presupuesto los sueldazos que él y sus colaboradores se habían recetado. La segunda, que el dinero venga directamente a manos del obispo.

Ha estado de acuerdo porque, según él, su Asociación está muy interesada en el desarrollo de la zona. Ya veremos. La verdad es que a nosotros nos vendría de maravilla  el abrir una vía de comunicación entre Kamasikie y Kasomia.

Sábado, 16 de junio del 2007

Reunión de líderes en Kamabala. Diosito se apiada de mí, abre el paraguas, y nos regala un día fresco y húmedo. Sudo a mares, pero lo prefiero al sol abrasador que te derrite los sesos al caminar.

Al pasar por Kamathoro dejo algo de ropa, y el zinc necesario para techar la iglesita.

En la reunión les explico la diferencia entre el right now y el later. Pido que levanten la mano los que estén dispuestos a bajar la colina en busca del zinc. Se ofrecen 12 jóvenes voluntarios y salen en estampida montaña abajo.

-Eso es right now, les digo. Later significa que en un mes no habríamos techado la iglesia, y el agua nos hubiese destruido todo el trabajo.

Antes de terminar de almorzar ya estaban de regreso con el zinc en la cabeza, y el carpintero, como había prometido, terminó ese mismo día de techar.

Ahora si podemos cantar:

Que llueva, que llueva,

La Virgen de la cuerva,

Los pajarillos cantan,

Las nubes se levantan,

Que si, que no,

Que caiga un chaparrón

Con azúcar y turrón.

Le pido al carpintero que corrija el marco de la puerta porque se vence hacia la derecha. Miran con curiosidad el nivel y la gotita de agua. Nunca habían visto una herramienta igual y me preguntan para qué sirve.

Los líderes de Kamangbangbanranthan y de Kadagbana II entonan un público mea culpa, y aseguran que la comunidad ha cambiado y que ahora sí que colaboran con los trabajadores. ¡Más vale tarde que nunca!

Kamabala marihuana 3

Huelo a marihuana, y me doy una vuelta para averiguar de donde procede el olor. Unas muchachas están deshojando unas matas. Me dicen que la usan como medicina, y que la que sobra se la fuman cuando no tienen comida porque quita el hambre. Válgame Dios lo que aprende uno por estas tierras.

Tiko borracho

Vuelvo con el grupo. Medo, Tejan (el operador) y el mono se han puesto morados de mampa.

-Estás borracho, Medo.

-Of course, Grandpa (por supuesto, Grand Pa).

Volvemos pronto porque Manuel quedó en recogernos a las 3 de la tarde en Kamathoro. El pobre se ha pasado el día corriendo entre Kassassie y Kakola por el asunto de los pozos.

Estoy cansado, pero es uno de esos cansancios ricos. Un cansancio de esos que te dejan satisfecho porque ves que las cosas van caminando poquito a poco.

Llamo a Juan Luís a Valladolid. Han enviado dos contenedores de 40 pies cada uno, y me enumera el montón de cosas que han metido adentro. Por meter, creo que podrían haber metido hasta el Pilar de Zaragoza. ¡Virgen santa! Toda la comunidad educativa ha colaborado en el envío. Y les ha llovido, como nos lloverá a nosotros cuando los descarguemos. Me dice que Jaime, el cocinero, puso especialmente empeño en que todas las máquinas de coser viniesen en perfectas condiciones, que una le cayó en el pie, y que estuvo de baja varios días. Espero que se recupere para cuando os visite, porque nadie como él le da sazón a la comida. A mí me cuidó como una madre a base de flanes y papillas cuando me tiraron los dientes.

Domingo, 17 de junio del 2007

A las 7 de la mañana me voy a Kanikay con el operador de la motosierra y Tiko, su mono. Hacen una pareja entrañable. La prima, le pidió a Tejan que no dejase entrar al mono en la habitación, porque era celoso y le tiraba de los pelos. Y que esa no era vida. Increíble, pero cierto: Tejan la envió de regreso a Kabala, y se quedó con el mono. ¡Vivir para ver!

A las 10:30 de la mañana celebro la misa del Santuario en Kamabai. La oración de entrada es de petición: pedimos al Padre la fuerza para seguir a Jesús.

-Pero seguir a Jesús resulta complicado, les digo. Jesús escandaliza: se deja tocar por los leprosos, por las prostitutas… Y le gusta jugar con fuego: propone a los judíos como modelo a seguir la actitud de un samaritano. Es como si yo os dijese a los limba que debéis imitar a los mandingo.

La gente se remueve inquieta y siento que piso arenas movedizas, pero no me da la gana de aflojar lo más mínimo. Además estamos a  tiro de piedra de las elecciones generales.

-Para Jesús un limba o judío, es lo mismo que un samaritano o mandingo. Lo que a Jesús le importa realmente es el corazón, no el color o la tribu de pertenencia.

A la 1 de la tarde he ido a Bumbamkakendehka porque iban a comenzar a plantar el masankay que les proporcionamos. Ha caído una monumental tromba de agua y me he tenido que parar porque el limpia parabrisas no daba a vasto. Lo han dejado para otro día. La gente no le tiene miedo al agua, pero el viento es tan fuerte que tira los árboles y se les pueden venir encima.

A las 3:30 salgo para Kathanta con el Real Valladolid-Kamabai. El partido es a las 4, pero les he ofrecido 25 mil a cada uno si comenzábamos a tiempo. Por el contrario, si el partido comenzaba más tarde, cada uno debía de pagarme únicamente mil leones. Era una apuesta segura: el partido comenzó a las 5:15. Ganamos 0-7. No juegan mal los chavales, y derrochan ilusión a chorros.

Gracias a Dios ha cesado la tormenta, ha vuelto la señal del canal de televisión, y Manuel y un servidor hemos sido testigos directos de la Liga ganada por el Real Madrid. Naturalmente no tuvimos la suerte de ver el partido el palco como Tom Cruisse, Victoria Beckam, Nadal… A propósito, ¿Nadal no es mallorquín? Mañana más.

Lunes, 18 de junio del 2007

La tormenta y el fuerte viento movieron las antenas y Celtel nos dejó un par de días sin cobertura. ¡Qué rápido se acostumbra uno a lo bueno!

La hermana de Medo no mejora y decido llevarla a Makeni con el Dr. Turay. En Kamabai solo nos repetían que small, small (despacito, despacito). Aquí te puedes morir tan despacito que casi ni te enteras de por qué te moriste.

Martes, 19 de junio del 2007

Después de celebrar la misa en el Santuario de la Virgen de África, he ido a llevar a Samuel y a los carpinteros a Kathadumbu para que terminen de techar la iglesita de Kamangbangbanranthan.

Medo se ha quedado en Kamabai porque hoy comenzábamos a excavar los cimientos de la Escuela de Párvulos: cuatro clases y una oficina para los maestros. La pagaremos con la ayuda del Programa de Canal 4, Valladolid, Contigo de Tarde que dirige mi amiga Cristina Kamel. Como prometieron, todo el equipo de fútbol Kamabai-Valladolid se ha presentado para ayudarnos a picar. Lástima que todavía no tengamos los 15 picos que nos mandan en los contenedores.

La Mammy Queen me ha pedido dinero para plassas y para palm oil (aceite de palmera), pero le he dicho que esa era la pequeña contribución que les correspondía aportar a ellos. Me ha puesto una cara… Esta mujer es capaz de volver el cuento del revés, darme un beso, y convertirme en sapo.

Al volver a casa me ha dado una alegría tremenda encontrarme con Edgar. Mañana va con Manuel a recibir a Joseph, y a comprarme el billete de avión para el 16 de julio. Hasta cosita me da solo de pensarlo. Nada de insectos por una temporada, ¡qué bien!

La lluvia nos sigue dejando trabajar. Manuel anda de aquí para allí intentando terminar al menos 5 pozos, pero los pobres técnicos deben excavar dos o tres veces por culpa de las rocas. Como Magnus dice:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

-Grand Pa, tienes 4 pozos, pero 16 agujeros, y por el mismo precio. ¿Qué más quieres?

Y se ríe, menos mal.

La hermana de Medo está mejor, gracias a Dios. Y yo, no sé por qué, especialmente contento.

Miércoles, 20 de junio del 2007

Manuel y Edgar han salido a las 5 de la mañana para Freetown para recoger a Joseph. Llega mañana, pero han preferido hacer noche en la ciudad y realizar con antelación las compras. Su intención era cruzar en el ferry y dormir en Lungi, para hacer el camino de regreso vía Port Loko. Los javerianos les hicieron desistir de su idea porque el camino de Lungi a Port Loko está intransitable por culpa de las lluvias. Así que decidieron regresar a Freetown en el ferry el viernes por la mañanita y llegar a media tarde a Kamabai.

Los helicópteros siguen sin volar, pero, aunque lo hiciesen, a Edgar no lo subimos en un aparato ni dormido.

He recogido en Makeni unas ventanas, y me he dado una vuelta por el hospital para informarme de la hermana de Medo. El Dr. Turay le ha dado de baja diciéndome que la cosa no era grave: una infección en el pecho, y un embarazo.

Me he pasado los dos días de un lado para otro con lo de las obras. He limpiado la habitación de Casimiro para que duerma Joseph, y he invitado a cenar a Medo cocinando unos deliciosos garbanzos.

Viernes, 22 de junio del 2007

Había quedado con Samuel en recogerlo en Kathdumbu a las 5 de la tarde. He esperado hora y media, y me he vuelto para casa suponiendo que decidieron no bajar la montaña por la lluvia. Es realmente peligroso hacerlo con mal tiempo.

Por fin le he podido dar un abrazo a Joseph. ¡Qué alegría me ha dado el verlo! Hemos preparado una sencilla cena, regada con un buen vino. Lo de menos era la comida, lo de más, la presencia del hermano.

Ahora sí que estamos bien. Edgar y Manuel dominan el inglés con acento americano. Joseph tiene acento africano, y yo, por supuesto, acento de Oxford. La verdad es que no se si mi ingles ha mejorado mucho o poco, pero lo cierto es que estoy perdiendo bastante el buen español que tenía antes. Yo ya no ahorro el dinero, lo salvo (save money, en ingles). Cuando metía la pata, antes era tonto, ahora soy estúpido (stupid). Y no os digo nada del lío que me armaba en España pidiendo para una Escuela Vocacional. Algunos creían que quería montar un seminario y no una Escuela Profesional de Artes y Oficios (Vocational School).

A los postres me han dado el billete de avión: salgo el lunes 16 de Julio para Madrid, y aterrizaré en Barajas el 17 por la mañana. Y, por supuesto, no me perdonaré el café con leche con un croissant.

Sábado, 23 de junio del 2007

He invitado a Joseph a evangelizar, y se ha venido conmigo a Kanikay para llevar un par de viajes de madera a Kamayusufu y techar la escuela de Viana. ¡Qué gozada de conversación! Hemos hablado de todo lo humano y lo divino.

-Mira a tu derecha y a tu izquierda, le he dicho, es zona de gentiles, así que puedes comenzar a predicar y a bautizarlos. Yo te recojo a la vuelta.

Nos hemos soltado una carcajada recordando conversaciones telefónicas anteriores, y se ha despachado contándome que estaba pensando en la posibilidad de promocionar en Londres un turismo de aventura por estas tierras, creando para ello una infraestructura apropiada. ¡Toma iniciativa pastoral y misionera! Y eso que no ha hecho más que aterrizar. Le he dicho que no tenga prisa y que primero abra bien los ojos para conocer el terreno que pisa.

Beso four oclock

Tomo una foto del brazo de Edgar, no es precisamente la reliquia de Santa Teresa, pero me pareció interesante el que vieseis en qué termina una noche de apasionados lametazos de four o’clock.

Por la tarde, en el portón de la Escuela Profesional, mientras descargaba un viaje de arena, he matado otra serpiente venenosa. Todas se mueren mirándome fijamente y con ganas de clavarme el colmillo.

Lluvia y más lluvia. En Kakola se han topado con una roca tremenda y no pueden llegar al segundo nivel de agua. Conjuntamente con la aldea, hemos decidido dejar la excavación para la temporada seca. Aprovecharé mi viaje a España para solucionar el problema de los moldes y ver la forma de traerme tres juegos para poder excavar tres pozos al mismo tiempo.

Domingo, 24 de junio del 2007

Me da un chorro de pereza, pero ni modo, que dicen los mejicanos. No me queda más remedio que subir a Kadagbana II y bendecir el pozo que donó el pueblo de Viana. De paso les celebraré la eucaristía.

Salgo temprano con Medo para Kamathoro (lo voy a terminar bautizando al musulmán éste). Allí recogemos a Félix. Les comento la cirugía del sobrino de Javier e Inés de Asís, y les pido que le brindemos la paliza y la misa de hoy.

Félix está especialmente eufórico y marca un ritmo infernal que me revienta las piernas, pero mi orgullo regional me impide rechistar. Pasamos volando por Sankuya II, Kawornoh, Katheneh II, Kakuthuhu…Llegamos en una hora y veinte minutos, cuando lo normal es hacerlo en dos horas. No me imagino a D. Gregorio, alcalde de Viana, subiendo la cuesta.

En Sankuya se nos une Ramatu. La chiquilla me cuenta cómo los rebeldes mataron a su padre en 1999. Me dice que su madre es anciana (54 años, los mismos que yo, y no me considero ningún anciano, ¿eh?), y que se las ve y se las desea para sacar a sus cuatro hijos adelante. Prometo darle un poco de arroz y una caja de carne. Su madre está feliz y agradecida por ayudarle a pagar los estudios de su hija.

En la aldea se vive una actividad fuera de lo común. Me dicen que el brujo (hombre con poderes sobrenaturales y en constante comunicación con los antepasados), les obligó a sacrificar un chivo y un gallo, juntar arroz, e invitar a comer a toda la aldea. Incluso desde Freetown se vino una mujer. Era la única forma de que los antepasados y los espíritus cuidasen la cosecha. Supongo que también el brujo asistiría a la comida, y que se quitaría el hambre atrasada de la semana.

A los de Kadagbana les dio por construir la capilla al final de la cuesta, y no lo hicieron más arriba porque no había más montaña. Me dicen que es para que a los de otras aldeas les sea más fácil el asistir a las celebraciones y a las reuniones.

Antes de comenzar la eucaristía he tenido que ir a darme una vuelta para calmarme. Ahora me explico por qué Medo no quiso que subiese a filmar en nuestra anterior visita. El albañil es de Kathombo, y supongo que es un agricultor sin trabajo al que le propusieron construir la capilla, y dijo que si sin dudarlo ni un solo momento. Y si le hubiesen propuesto construir un cohete espacial, también hubiese dicho que sí, con tal de conseguir algún dinero. Estoy seguro que si les doy los blocks a los niños de Preescolar, levantan la pared más derecha. Este buen hombre, tiraba los blocks al cielo, y donde caían pegaba el cemento. Le pregunto si usó el nivel, y él me pregunta a su vez que qué es eso. ¡Me río yo de las curvas de Gaudi! En fin, lo que os dije antes, que tuve que ir a calmarme porque me daban ganas de bombardear el edificio con el albañil adentro.

Me he calmado. Comienzo la misa echando una reojada al techo. Todavía recuerdo la serpiente que se me descolgó en la visita de mis sobrinos. La gente sonríe y me dice con la cabeza que esta vez no hay peligro.

El Evangelio nos recuerda que ser seguidor de Jesús significa aceptar la cruz como parte de tu vida, no importa si la cruz es de Kathombo.

Cristo_de_Javier_I-Navarra

Siempre me impresionó la cara sonriente del Cristo de Javier: el sufrimiento no impide que la sonrisa aflore a los labios. Me gusta el pensamiento de Kalil Gibran. Dice que cuanto más profundo cave el dolor en tu corazón, más capacidad tendrás para la alegría. El dolor te proporciona un alma más amplia para la dicha. Sufrimiento y alegría no están reñidos, y aquí está este pueblo para demostrarlo.

Después de la misa, la bendición del pozo. Bailan contentos. Lo practicamos un par de veces y gritan en un perfecto español: gracias, Viana.

Félix se enoja porque no han comenzado a preparar la comida y ya es tarde. Adivino en sus caras que no tienen nada que darnos. Le ofrezco ir directamente a Kamabai antes de que la lluvia se nos eche encima, comer algo, y regresarlo a su aldea. Acepta encantado.

Vuelvo reventado y cantando a voz en grito a Silvio Rodríguez.

Si me dijeran pide un deseo, pediría un rabo de nube.

Que se llevara lo feo, y nos dejara el querube.

Un barredor de tristezas.

Un aguacero en venganza.

Que cuando escampe aparezca nuestra esperanza.

Me sobra la venganza. No conduce a nada y deja una profunda tristeza en el alma.

Lunes, 25 de junio del 2007

Edgar y Joseph han llegado temprano porque el obispo quería entrevistarse con ellos y conocer al nuevo refuerzo de Kamalu. Parece que en la entrevista estuvo especialmente cordial, e incluso llegó a comentarles que estaba dispuesto a dar a los Agustinos Recoletos una tercera parte de la diócesis. Ya me conformaría yo con que les diese a mis hermanos un refrigerador y una cocina de gas. Después, podemos seguir hablando de otros temas.

Por la tarde se han ido Manuel, Edgar y Joseph a Kamakita para reparar la bomba del pozo. Recibimos una carta del líder diciéndonos que no podían bombear el agua, y que el viento se había llevado el techo de la escuela. Han dejado la bomba funcionando otra vez perfectamente. Y como dice Edgar:

-Constructores Lipardo y Garayoa S.A., no solo trabajan bien, sino con garantía.

Hemos matado tres gallos, descorchado una botella de vino, y hecho verdad el salmo.

-Ved qué dulzura, qué delicia, convivir los hermanos unidos.

Decidimos por unanimidad reservar los lunes para reunirnos en Kamabai y disfrutar de la convivencia. Creo que nos lo merecemos.

Martes, 26 de junio del 2007

Les hemos animado a Joseph y a Edgar a que se volviesen a Kamalu después de comer para así poder pasar más tiempo juntos. La verdad es que disfrutamos con su presencia. Es como si la casa estuviese más llena…, y eso que Edgar se va encargando de vaciarla poquito a poco de todo lo que les puede ser útil en Kamalu.

Han comprado unas lámparas de Keroseno para usar por la noche en las habitaciones y ahorrar diesel. ¡Qué ocurrencia! Les he ofrecido gratis unas mascarillas de quirófano para que no se mareen inhalando porquería. Lo que tengo claro es que debo tratar de conseguir en España paneles solares para facilitarles la vida.

Joseph se ha puesto a cumplir su promesa de escribir, y yo le voy dando clases particulares de cómo pedir pareciendo que das. Nos ha llamado el P. Provincial, Rafael Mediavilla, y estoy seguro de que se ha quedado tranquilo oyéndonos tan contentos. ¡Y es que lo estamos realmente! La llegada de Joseph ha supuesto una bocanada de aire fresco para la misión, sobre todo para Edgar.

He ido a Kanikay para llevar madera a Kamayusufu, y me ha dado una alegría enorme encontrarme con la escuela Little Flower abarrotada de niños. ¡Santo Dios!, ¿de dónde carajo saldrán tantos?

Edgar y Joseph se llevan para Kamalu otro gato musulmán de Sankuya. Se han quedado prendados de la limpia nocturna de four o’clock que realizan los nuestros, y me pidieron el favor de conseguirles uno.

Jaka and Mabinty

Ha venido Jaka a pedirme que le ayudemos a pagar unas clases de costura en Makeni. Tiene 27 años, una niña de 2, y su familia le ha dicho que se vaya buscando la vida porque no hay comida para tantos en la casa. Su esposo murió antes de que naciese la criatura, y ella tuvo que dejar la Secundaria por causa del embarazo. Lo de siempre, vamos.

Hoy se me ha escapado viva una cobra tremenda. Me salió justito en la puerta del taller de carpintería, y fallé el cantazo que le solté. Espero que no nos dé un disgusto con algún crío de los que corretean descalzos.

Me traen niños con diarrea y con malaria. Dice Manuel que conoce la ONG Médicos sin Fronteras, pero que yo podría fundar la de Médicos sin Licencia. Él no se atreve a dar medicinas, pero lo que no sabe es que en mi familia todos somos medio-médicos, medio-abogados, medio-ingenieros…

Los chavales continúan viniendo a estudiar al Centro Pastoral por las noches. Además, siempre les llevo unas galletas y el arroz que sobró de la cena.

Llamo a mi hermana Mari por teléfono: siempre lo hago en un día como hoy. Es el cumpleaños de mi madre, Guadalupe, y lo festejamos juntos. Ella en el cielo, y nosotros en la tierra. Me hubiese gustado disfrutarla más tiempo, pero Diosito la quiso a su lado con solo 64 años. Pero me queda su sonrisa, sus canciones…, y esa ternura infinita que ponía en todo lo que hacía. Recuerdo cómo en mis viajes a España me repetía hasta la saciedad:

-Hijo, si no eres feliz vuelve a casa. Aquí encontrarás siempre un vaso de leche para ti.

Miércoles, 27 de junio del 2007

He ido a Kanikay para recoger madera y de paso grabar a los críos en la escuela. Han cantado una canción en limba para dar las gracias a la Comunidad de Little Flower de El Paso, Texas.

En Kamayusufu ya están techando. Les he prometido una propina si lo hacen rápido y bien para que en Viana vean la escuela techada.

Me han pedido cemento para la iglesia Little Flower de Bumbamkakendehka. Al llegar me han dicho que la vieja se había derrumbado. Estamos construyendo justito a tiempo para que al menos puedan asistir a misa bajo techo.

En Makeni he recogido 5 puertas de hierro para la Escuela Profesional.

He hecho un par de viajes de arena, y mientras tanto han comenzado a instalar las puertas. Quiero terminar de asegurar el edificio antes de que lleguen los contenedores.

Son las 12 de la noche y se me cierran los ojos, pero quería poner en orden estas notas para enviarlas mañana desde Freetown.

Jueves, 28 de junio del 2007

Por poco no salimos para Freetow: Grand Paaaa, palm oil (aceite); Grand Paaaa, sand (arena); Grand Paaaa, stones (piedras)… Por fin, a eso de las 10:30 logramos partir. Me acompañan Medo y Jaka, que quiere aprovechar que el viaje le sale gratis para visitar a su hermana en la capital, y de paso pedirle un dinerillo para su madre.

Elecciones generales

Quedamos con Nancy y Maiyelis en Roy Restaurant. Estamos hambrientos y nos vamos derechitos para el restaurante. Me dicen las doctoras que les han pedido que no salgan de Freetown hasta después de las elecciones, porque en Makeni está la cosa caliente. Les aseguro que en Makeni lo único caliente es el tiempo, y que nunca antes he visto tanta tranquilidad como ahora, que no tengan miedo.

-Ordenes son ordenes, responden.

Y yo que creí que los cubanos estaban como muy acostumbrados a esto de las revoluciones. En fin, habrá que tener paciencia y ver qué sucede.

Creeréis que estoy loco, pero la verdad es que a mí me duele profundamente perdérmelas, quizás porque me gusta estar en todas las salsas. Y no me perdonaría nunca el haber dejado a Manuel solo si algo sucediese. A pesar de que mi sobrina Laura me preguntaba si creía que era más interesante tener que huir los dos en vez de uno solo. Es difícil de explicar, pero me daría vergüenza mi seguridad en caso de que mi compañero, la persona con la que comparto mi vida y mis sueños, corriese el más mínimo peligro. Así que pedid para que todo el mundo acepte el resultado en paz. De por si, gane quien gane van a seguir robando igual.

Freetown está inundada de carros blindados UN (United Nations, Naciones Unidas). Por la cara, deben de ser de Bangla Desh o de muy cerquita. Les pregunto qué pasa, y me responden que Gadafi está en la ciudad. El Presidente de Libia se ha dado una turné tipo Mesías por las paupérrimas naciones del West África. Como me encantan los chismes, he buscado información acerca del motivo de su visita, y esto es lo que me han contado:

Dio dinero para abrir una vía de comunicación en buenas condiciones entre Guinea Conakry y Sierra Leona. Los guineanos hicieron su parte, y asfaltaron una carretera hasta la frontera. Nadie sabe, o mejor todos saben, lo qué pasó con el dinero concedido al Gobierno de Sierra Leona. El caso es que no hay carretera, solo un camino que la lluvia se encargará de destrozar en un par de meses.

Mandó dos barcos con arroz y 40 tractores con todo lo necesario para desarrollar proyectos de agricultura. Nunca llegaron los barcos. Cuando el Presidente Gadafi preguntó por los tractores, supongo que para sacarse una foto con ellos, le dijeron que no habían llegado. Cuentan que la mafia de Ghana se robó los barcos. Lo que pasa es que muy poquitos se lo creen.

Al final, montó en cólera y pidió una pronta explicación de lo sucedido con la amenaza de no conceder a Sierra Leona ni un solo dólar más. Y se volvió para Libia como había venido: por tierra y acompañado por 100 vehículos tipo Land Rover.

-¿Por tierra?

-Sí, me responden, vino en un vehiculo blindado y con una comitiva de 100 vehículos, varios de ellos con sus esposas. Así ha visitado las naciones del West África.

El café Internet es un desastre. Sale el texto, pero solo puedo enviar unas pocas fotografías. He abierto la página web de la Provincia y he leído el artículo del envío de los contenedores, para variar con lágrimas en los ojos ante la sorpresa de Medo. Le he traducido lo que decíais acerca de cómo comenzó el envío del primer baúl flotante de los sueños, y le he contado la cantidad de gente buena que quiere ayudarles en su desarrollo. Y de cómo se han metido ya en lo más profundo de vuestro corazón. Miraba y remiraba las fotos, el montón de cajas, la gente empujando…

-Grand Pa, les tienes que dar las gracias de nuestra parte. Diles que los queremos y que nos digan alguna forma de pagarles lo que hacen por nosotros. No tenemos dinero, pero tenemos corazón.

Decidimos darnos una vuelta por la playa antes de cenar. Oigo a Mocedades contemplando las olas:

Voy a poner un mercado entre tantos mercaderes

para vender esperanza y comprar amaneceres.

Para vender un día la melodía que hace al andar

el agua de este río que es como un grito de libertad.

Quien quiere vender conmigo la paz de un niño durmiendo.

La tarde sobre mi madre y el tiempo en que estoy queriendo…

Vendo en una cesta el agua,

y la nieve en una hoguera,

y la sombra de tu pelo cuando inclinas la cabeza…

 ¡Qué bonitooooooooooooo! Ya necesitaba un poquito de relax.

Maiyelis Nancy Jl Indochina

Cena con Elizabeth, Medo, Maiyelis y Nancy en el Restaurante Indochina. La atención es exquisita y se nota que el manager, vietnamita, fue monje antes que cocinero. Todo delicioso.

Los cubanos tienen un horario de noviciado, dicen que por cuestiones de seguridad. Deben estar todos en la casa a las 7 de la tarde, y deben pedir permiso al Jefe para llegar más tarde. Yo pedí al Dr. Pedro el permiso correspondiente, aunque me dijo que las llevase a casa a una hora prudencial. Me harté de tomarles el pelo con lo del horario, pero las dejé en casita a las 10 en punto de la noche. Y de ahí, me fui para la Jay’s Guest House, donde había reservado una habitación por 90.000 leones sin aire acondicionado, pero con ventilador. Casi muero asfixiado por ahorrar 30.000 leones, ja, ja, ja. Y es que el dichoso ventilador se paraba cuando quería.

Viernes, 29 de junio del 2007

Voy tempranito al café Internet, después del desayuno continental (supongo que habrán leído el nombre en alguna guía turística) que me han obsequiado. Me tomo el café y no me animo con la sardina, ni la mantequilla (?), que se pierden en un plato inmenso de plástico reciclado chino con más colores que el arco iris.

El café Internet está cerrado y dormito en el toyota hasta que lo abren a las 10:30 de la mañana. A estos no creo que les ayude mucho Dios, lo digo por lo de los madrugones que se pegan. Logro enviar unas 60 fotografías, luego un corto circuito se carga el sistema. Me dicen que vuelva en una hora. Prefiero ir a comer y regresar más tarde. A las 3,  seguían diciéndome que en una hora estaría listo, así que decido largarme para Kamabai e intentar un envío milagroso desde Makeni.

Quiero aclarar una cosa para que nadie piense que soy un grosero. Algunos de mis amigos y familiares intentan chatear conmigo cuando me ven conectado, pero me es imposible contestar y enviar material al mismo tiempo. Dicen que por el ancho de banda. ¡Quién sabe! El caso es que intento contestar, pero no sale el texto.

En este bendito País cada uno hace pis cuando y donde le da su real gana, así sea la verja de la Asamblea Legislativa.

-Grand Pa, brake I need wet, me dice Medo en kriol (Grand Pa, para que necesito orinar).

-¿Aquí? ¿En el medio de Freetown?

-Here or in the moto car, you chose (aquí, o en el coche, tú eliges).

Medo wet

Y ni corto ni perezoso se echa un wet en el puritito centro de la ciudad, tocando a la Asamblea Legislativa.

Le digo que ni se le ocurra hacer eso en Pamplona, y se ríe pensando que le estoy tomando el pelo.

Dejamos a Elizabeth en su casa, mejor dicho en su habitación. Está en uno de los cruces de Kissy Road y nos pilla casi de camino. Le he llevado unas latas de carne y quiere que veamos donde vive.

Es admirable cómo se puede sacar adelante la carrera de abogado estudiando a la luz de una vela. Probad una noche, una sola noche, en apagar todo y hacer las tareas con esa única luz. Y cocinaros vosotros mismos, en una hoguera, al final de la jornada, una taza de arroz. Luego podéis seguir quejándoos por tonterías, o porque me gusta, o no me gusta lo que mi madre cocinó con cariño.

He hablado con Rodri y me ha confirmado la salida de los dos contenedores de España. Una vez más, mil gracias a tantos que, sin conocernos siquiera, han decidido darnos su apoyo y cariño desinteresado.

Sábado, 30 de junio del 2007

Ha llegado Medo con la moto a las 7:30 de la mañana.

-Hoy tenemos mucho trabajo, Grand Pa, me ha dicho.

-Vaya, menos mal, porque ya me estaba aburriendo, le he contestado riéndome.

El recorrido ha sido el habitual. Primero, a Bumbamkakendehka con cemento. A propósito, la iglesita Little Flower está quedando una chulada. Además, el entorno es encantador y no necesito plantar pinos: todo me lo ha plantado Papa Dios. ¡Y gratis!

Luego a Kanikay con Medo y unos muchachos para que sacasen la madera del bosque. Tienen que acarrearla sobre la cabeza 3 kilómetros hasta donde puedo entrar con el toyota. El agua me obliga a usar constantemente la doble tracción. He quedado en recogerlos a las 4 de la tarde.

De regreso, he parado un momento en Kamasikie, tierra del coreano, para saludar a los líderes de la zona. Hoy tenían reunión, y quería ver si tenían algo importante y urgente que comentarnos.

Me acompaña Tejan, el operador de la motosierra, ha muerto su hermano en Kabala y quiere ir al funeral. Ha dejado a Tiko, el mono, a nuestro cargo y nos ha pedido encarecidamente que lo cuidemos bien. El bueno de Tiko se ha llegado a convertir en la mascota de todos. Incluso ya me abraza, y no corre despavorido al ver un hombre blanco.

Kamabai es un hervidero de gente. Nos visita el aspirante al Congreso del Partido de la oposición APC, All People Congress (algo así como que todo el pueblo en el Congreso). Es la idea que quieren vender. Y esta pobre gente, todavía se lo cree. Visten de rojo, y no se por qué la historia ha identificado siempre el color rojo como el de los malos. En la España de mis abuelos, los rojos eran los que no tenían sentimientos porque no creían en Dios. Y, por tanto, eran malos. En mi infancia, las películas del Oeste se encargaban de dejarnos claro que era bueno matar a los Pieles Rojas (indios) al sonar de la trompeta del V de Caballería, porque los buenos eran los yanquis. Tanto, tanto, nos lo repitieron, que algunos, incluso hoy, lo siguen creyendo.

En Sierra Leona, los rojos siguen siendo los malos, los que no quieren el progreso del País. Y Kamabai es roja por los cuatro costados. Por eso la gente tiene tanto miedo a lo que pueda pasar en caso de que se den unas elecciones fraudulentas.

He cruzado la manifestación a vuelta de rueda. Todos me saludaban efusivamente dando por hecho que van a ganar. Hasta los policías llevaban una camiseta roja encima del uniforme. Pero, ¿sabéis que?, gane quien gane, todo va a seguir igual. El que salga electo seguirá cargando sobre su cabeza (en África todo se lleva en la cabeza) el fardo de la deuda externa. Y seguirá diciendo, como en las películas de exploradores y negritos, si buana, a los de siempre. Y sé que todos vosotros sois los suficientemente inteligentes para saber quiénes son los de siempre sin necesidad de que yo lo escriba.

Rebecca ha venido con 15 críos de la Wesleyan Primary School para que les sacase la foto y les diese los nombres de sus amigos de España. Alguna de las niñas me ha dicho que gracias a la ayuda podrá seguir estudiando, porque su padre ya les había comunicado que no tenía dinero para pagar la escolaridad.

Vuelta a Kanikay para recoger en el bosque a Medo y a los muchachos. Hemos transportado algo de madera para que los carpinteros puedan seguir techando la escuela de Kamayusufu. En Kamabai les hemos cocinado un buen plato de arroz con carne, porque no habían probado bocado en todo el santo día. ¡Y ninguno de ellos se quejó!

Llueve a mares y no entra la señal de televisión, así que me he puesto a organizar las fotos y a escribir estas notas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s