Recordando: Septiembre 2005 (Viaje a Sierra Leona)

recuerdos-4

Alguien me ha pedido que incluya en este blog las cartas que fueron publicadas en la página web de mi Provincia Religiosa: http://www.agustinosrecoletos.org. Recordar es darle vueltas a algo no en la cabeza, sino en el corazón, y se que a Sierra Leona siempre le daré vueltas en mi corazón. Voy a intentar que las entradas ocupen el lugar cronológico que les corresponde, porque en ellas relato mi llegada a Sierra Leona y mis primeras experiencias en aquel País. Así que, con vuestro permiso, copio y pego.

Mis queridos amigos:

Permitidme que comparta con todos vosotros al mismo tiempo las primeras impresiones, para que tanto en España, como en mi parroquia de Little Flower, estéis al corriente de mis andanzas.  No quiero caer en la tentación en la que todo misionero neófito cae de atiborraros con mil tonterías. Quiero simplemente compartir y desahogar con los amigos esas mil chorradillas de la vida diaria que a todos nos suceden. No son ni más ni menos importantes que las de nadie, simplemente distintas a las que antes me tocó vivir. Naturalmente que la lectura pública del siguiente correo es posible que necesite de alguna corrección lingüística.

37

Jueves, 29 de septiembre del 2005

Cuando me dejaste en el aeropuerto, la verdad es que un poco de canguelo si que tenía. En Bruselas tuve que caminar un montón para encontrar la puerta B-5. Antes, migración y otro control de seguridad. En dicha puerta, el vuelo ya iba tomando color. Color moreno se sobreentiende. El vuelo lo hicimos sin sobresaltos y yo metiéndome en el cuerpo todo lo que me ponían.

En Freetown nos esperaba un día lluvioso y con un calor y humedad como para deshacerte. Esperé un buen rato las maletas que debían de pasar por una cinta lentísima y tuve el “mal pensamiento” de que quizás, al otro lado, las estuviesen esculcando bonito. Solo fue un mal pensamiento porque las tres llegaron a mis manos sanas y salvas. El problema, como sabéis, viene después. Hay tres mil manos que quieren ayudarte a llevarlas para conseguir una propina. A lo lejos divisas a 20 policías aduanales que se frotan las manos en cuanto llega un avión de Europa. Una policía me ofrece, como la primera vez, llevarme al huerto o, mejor, al hotel. “Next time”, dije. Yo ya tenía en el bolsillo unos cuantos billetes de 1 dólar, dos de 5 dólares y uno de 10 dólares por si venía a recibirme algún personaje “importante”. Pero, o he mejorado el sistema, o me he vuelto un miserable. Con un dólar logré que me marcaran todo el equipaje con una tiza azul como la que usan los sastres en sus patrones. Esa marca te daba vía libre al exterior. Con otro dólar conseguí un carrito y un portador. Los 66 kilos que conseguí embarcar (primero el permiso fue para 40 kilos, luego para 50, y al final fueron las tres maletas las que entraron en las entrañas del avión) estaban sanos y salvos en el land rover. Las placas solares no sufrieron ningún desperfecto y parece que nadie tocó el montón de cables y reguladores. Fue una alegría inmensa abrazar a mi nueva comunidad. Habían salido en pleno a recibirme. Rene preguntó si traía chorizo y jamón y les dije que, por esta vez, el cerdo iba vivo y que pesaba 92 Kilos.

desembarco4

El viaje en ferry del aeropuerto a Freetown duró una hora y allí tome las primeras fotos. Desistí de tomar muchas más, porque es imposible describir ese momento y captar semejante lluvia de imágenes nuevas. Ensimismado oí que me decían,l viaje en ferry del aeropuerto a Freetown duró una hora y allí tome las primeras fotos. Desistí de tomar muchas más, porque es imposible describir ese momento y captar semejante lluvia de imágenes nuevas. Ensimismado oí que me decían,

This is your country now, this is your people (esta es tu patria, ahora, esta es tu gente).

De ahí, al café internet (administrado por libaneses, naturalmente) para ponerme al día de los correos electrónicos. No se qué pasaba, pero a mí me costaba mucho conectarme y escucharos bien. Me era más fácil chatear. Rodri dice que era el ancho de banda, pero si ve las conexiones… en fin, espero que la próxima nos podamos comunicar mejor.

freetown1

Dormimos en una casa que el obispo compró a una libanesa que se largó cuando la guerra. Es cómoda y está en lo alto de una colina. Los americanos están haciendo una mastodóntica embajada en otra colina cercana y me pregunto qué se les habrá perdido por aquí. Bueno, supongo que el rutilo, diamantes, oro…, tendrán un poco de culpa. El caso es que viendo caminar a la gente y en las condiciones en que viven uno se pregunta donde carajo están los diamantes.

numero9

Al día siguiente salimos para la misión. Al pasar por Masiaka se me escaparon unas lagrimillas recordando mi cautiverio. Pude ver la casa donde me retuvieron una de las noches para que no nos viese la gente. Luego Mabesseneh, Bínkolo, Kamabai… No sentí miedo, simplemente una emoción inmensa mientras saboreaba el reencuentro con esos lugares.

La casa no está en muy buenas condiciones aunque tiene mosquiteros con agujeros de diferentes tamaños, agua (como hay combustible la podemos subir al depósito) y un refrigerador que nos funciona unas horas y que nos permite almacenar un poco de agua en condiciones. Ahora si que vamos a estudiar con detenimiento el tema de las placas solares porque nos facilitaría la vida un montón.  Otra cosa son las visitas a las comunidades. Ahí te tienes que encomendar al santo de tu devoción para no contraer ninguna enfermedad. Pero al menos, en nuestra casa, intentamos comer bien y cuidarnos para conservar fuerzas.

 gallokamanameh

De madrugada, como en el evangelio, cantó el gallo. Más bien, el bendito gallo estuvo cantando desde tempranito hasta que me levanté. ¡Qué bien nos vendrían un par de ellos en algunas comunidades! Juré en arameo porque no había luz y no se por qué cantaba tan temprano, solo eran las 5 menos cuarto de la madrugada. Pronto me tranquilizó una feliz asociación de ideas: gallo, gallina, huevos…. En el desayuno bendije al gallo por permitirme desayunarme un huevo como dios manda. Lástima de pan, porque me hubiese untado en él una barra entera del Horno Artesano de Pamplona.

Por lo que veo, voy a comer más arroz que los chinos. Arroz para comer, para cenar…, y el que sobra, para el desayuno. Y los huecos que quedan los rellenas con plátano. Por ahí no voy a tener problemas porque sigo teniendo el mismo apetito y me sobran al menos 25 kilos. Me dicen que no me preocupe, que se pierden naturalmente.

Sábado, 1 de octubre del 2005

teresitabumbam

Me llevé una agradable sorpresa al comprobar que tenemos una iglesita en Bumbam dedicada a Santa Teresita. Hoy, 1 de Octubre, celebramos la fiesta y recordé con cariño a mi antigua comunidad. Os mando unas fotografías tomadas ese día. Creo que en la misa sudé tanto que pude perder 3 o 4 kilos. ¡Dios mío!, cómo recordaba el aire refrigerado de Little Flower. Me sonreí viendo cantar y bailar a todo el mundo y no pude menos de recordar los cabreos que me agarraba para que lo hiciesen en El Paso. Bebí mampa (vino de palmera) y me hubiese bebido el Rio Grande y el depósito del Land Rover. Para comer nos dieron arroz con carne. Preferí no preguntar de qué animal era la carne. Me sirvieron un plato enorme y les dije que era demasiado.

Don’t worry father, the children are waiting. (No se preocupe, Padre, los niños están esperando).

¿Cómo comer tranquilo viendo un montón de críos esperando por las sobras? Me miré la panza, tomé dos bocados y dejé el plato para los niños. En esos momentos no puedes menos de pensar en la cantidad de comida que desperdiciamos en lo que llamamos primer mundo.

En las ofrendas presentaron un montón de naranjas, plátanos y un gallo. Espero que el nuevo gallo no nos toque las narices como el titular.

Me acordé mucho del Jimmy. Si el viniese por aquí con todo su buen ingles, también debería cargar con un traductor de Limba. Es imprescindible porque en una celebración te puedes encontrar con zulas, mandingos, limbas….Así que tú dices “God loves you” y el otro se pega 5 minutos explicándolo en mil idiomas, ja,ja,ja. No queda más remedio que echar mano del lenguaje no verbal, jugar con los niños, sonreír y brindar con mampa sin hacer caso a la mierda que adorna el recipiente. En cuanto te metes entre pecho y espalda dos mampas…, como que ellos comienzan a mirarte bien y tú a ver la vida un poquito mejor. Luego hay que pelearse una sombra con las cabras, porque las canijas no la sueltan ni a pedradas.

Domingo, 2 de octubre del 2005

blessthelord

Hoy me van a presentar “por segunda vez” a toda la comunidad. En Bumbam, Gabriel, el negro albino, no paraba de dar gracias a Dios por volverme a ver. Gabriel es el catequista que me fundió subiendo y bajando montes rumbo a Kathombo a las 2 de la tarde. Mando una fotografía para que veáis quien es ese angelical retrato que nos pinta Santi y que me hizo jurar en todos los idiomas. Y me gustaría que alguien me contase donde le encuentra la poesía, a no ser en el alma. Está feliz porque dice que ya puede hablar conmigo en ingles (“tócate las narices”), aunque oyéndole hablar a él, el mió parece de Oxford. Lo que no sabe es que le entiendo tres palabras y las otras 97 me las invento.  Pero como la conversación es muy simple:

Bless the Lord, bless the Lord… ¡Aleluya, aleluya…!

Pues los dos estamos encantados. Me abraza, le abrazo (en ingles naturalmente) y punto.

No se cuando podré enviaros estas notas. Don vuelve a Filipinas el día 31 de Octubre para un chequeo médico por sus dolores de pecho. Si sucede algo reseñable en este tiempo, lo iré anotando para compartirlo con vosotros. La comunidad a partir de esa fecha la compondremos Edgar, Casimiro, Rene y yo. De 7 nos hemos quedado en 4 y el trabajo es el mismo, así que pedid a Dios que nos de fuerzas y salud.

Antonio, comunica a la comunidad que como ya tenemos una iglesita con el nombre de Santa Teresa (y es la misma Teresita que la nuestra), estoy esperando a ver si nos dan otra zona para construir otra allí. En caso contrario y con vuestro permiso, construiríamos una escuelita o dispensario médico Little Flower, y me encargaría de que nuestra santa estuviese bien bonita y pintada.

Poco a poco me iré poniendo en orden. Esta vez me la quiero tomar más tranquilo e ir entrando poco a poco para que el cuerpo aguante bien la adaptación. Os iré mandando más tarde fotos de niños que podéis apadrinar. Nuestra idea es no hacer excepciones dentro de la misma aldea y usar el dinero para todos. No se de donde sale tanto crío. Se acercan, te tocan y se ríen. Eso es bueno, al menos no nos tienen miedo.

Intentaré escribiros siempre que salgamos a Freetown. En la misión es casi imposible comunicarse por teléfono. Me pegué sentado media hora en un punto exacto para ver si aparecían dos pinches rayicas de cobertura….  ¡Y nada! Solo podemos enviar mensajes de texto. Mi teléfono personal es el 232 769 27 129. Cuando salga a Freetown os mandaré mensajes por si alguien se anima a llamar. Parece que allí si hay cobertura. La diferencia horaria es de 6 horas. Aquí no cambia la hora, así que cuando vosotros la cambiéis serán 7. Con España la diferencia actual es de dos horas.

foroclock

Voy a ver si mato un par de “four o’clok” para que no me chupen por la noche. Son como lagartijas simpáticas y con ventosas en las paticas, pero si te chupan te tienes que arrascar la irritación durante tres días. Y se meten por debajo de la puerta.

La carta queda abierta para añadir las cosillas que se vayan presentando. Espero con emoción el próximo sábado porque iremos a Kathombo y me voy a poner la camiseta de mi perro para que la vean. Ya os contaré.

Anuncios

Una respuesta a “Recordando: Septiembre 2005 (Viaje a Sierra Leona)

  1. Menudo trabajo te vas a casa, para bien de todos. Nunca me canso de leer tu vida,o tu manera de vivir más bien, independientemente de donde te encuentres.
    Siempre aprendo de ti, y me haces consciente de cuanto más podemos llegar a dar.
    Un abrazo enorme.Besos para Alejandro y Clau.Te quiero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s